Gracias a la neurociencia cognitiva (ciencia que aborda el cerebro como herramienta de tratamiento de la información) hemos comprendido e identificado los 4 pilares principales para el mejor aprendizaje posible: la atención, participación activa, respuesta y consolidación. Os explicamos: 

La atención: ¡filtramos!

La atención es la que nos permite filtrar la información que nos parece más importante, seleccionarla y modular su tratamiento. El sistema de la atención se compone de 3 sistemas:

  • La alerta: llamar la atención del niño
  • La orientación: canalizar la atención para que los otros stimulis se vuelvan invisibles
  • El control ejecutivo: inhibir un comportamiento no deseado que se convierte en doble tarea

El desafío de los padres, profesores y profesionales de salud es de orientar correctamente la atención del niño hacia la información correcta.

La participación activa

Comprendemos rápidamente con el título que un niño que no realiza no aprende. Debemos proponerle un aprendizaje activo y no pasivo. Hay que mobilizarlo y darle la oportunidad de probar y de involucrarse en su evolución.

El feedback  ¡la respuesta!

Cometer errores es normal e indispensable. Teniéndolos enviamos  a nuestro cerebro las informaciones capitales para mejorar la predicción siguiente. ¿Te has perdido? ¡Te explico! Cuando una persona realiza una acción su cerebro va a realizar predicciones y va a integrar los errores: lanza una predicción, recibe las informaciones sensoriales , compara la predicción y la información que recibe para después ajustar la predicción siguiente. En resumen, gracias a la experiencia concreta vamos a realizar intentos y  ajustarlos hasta que se haya comprendido e integrado.

Es cometiendo errores que aprendemos. Pero cuidado, el niño debe darse cuenta del error y no se le debe castigar ya que produce estrés, algo negativo para el aprendizaje. Vamos sobre todo a valorar el esfuerzo y motivarlo.

Consolidación : ¡reforzamos lo aprendido !

El aprendizaje no es fácil. Por ejemplo en la lectura: al principio el tratamiento es explícito y no existe automatización. Se descifra sin comprender el sentido del texto. La atención se concentra en esta tarea: Más tarde el tratamiento se convierte en implícito. El cerebro logra la automatización y a un tratamiento implícito de la tarea principal (leer) para concentrarse en la comprensión del texto.

Lo más importante es lograr el cambio entre explícito e implícito.

Apprendre à lire

Para retener mejor toda esta información, os proponemos una descarga sobre los 4 pilares del parendizaje

4 pilares aprendizaje


4 Pilares del aprendizaje

Fuentes : http://parisinnovationreview.com/article/les-quatre-piliers-de-lapprentissage-stanislas-dehaene

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

2 Comments

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram