Saber atarse los zapatos es una habilidad importante tanto para los niños como para los padres. En efecto, es un paso importante para el niño que le permite ganar autonomía y, por tanto, favorecer los vínculos sociales: tanto a nivel de la vida cotidiana (uno se pone los zapatos para salir de su casa e ir hacia la otra, para ir a divertirse con sus amigos, para ir a ver a su familia…) como a nivel escolar (uno se pone los zapatos en el deporte, después de la piscina…). ¡Qué orgullo una vez que sabes atarte los zapatos!

 

Por otro lado, no saber atarlos suele ser vivido como una frustración por el niño, que entonces se siente diferente a sus compañeros. Para los padres, este es también un paso clave: no es necesario ayudar a su hijo a ponerse los zapatos por la mañana antes de ir al colegio, ¡qué ahorro de tiempo! Como en todo aprendizaje, el niño debe estar preparado, requiere tiempo, ser acompañado por un adulto y adaptarse a las necesidades del niño.

Pero entonces… ¿a qué edad hay que empezar a aprender?

Atarse los cordones de los zapatos es un aprendizaje que se realiza generalmente en torno a los 6-7 años, aunque a menudo se propone desde el jardín de infancia en torno a los 5 años.

Es un proceso de aprendizaje complejo y multifactorial, por lo que es normal que algunos niños tarden más o tengan más dificultades con él.

Es importante darles tiempo de antemano para que adquieran ciertas habilidades esenciales (para que tengan todos los requisitos previos para aprender a atarse los zapatos) y así evitar que se desanimen.

>> Saber +: Aprender a montar en bici

¿Cuándo se puede empezar a aprender?

Esto depende de varios factores y requisitos previos :

Motivación

En primer lugar, el primer aspecto a tener en cuenta es, obviamente, el aspecto motivacional, ya que es un elemento esencial para cualquier nuevo aprendizaje. Existen dos tipos de motivación: la motivación intrínseca y la motivación extrínseca:

La motivación intrínseca: está relacionada con el deseo de aprender, con la satisfacción que se obtiene de ello: «He conseguido atarme los cordones solo»

La motivación extrínseca: está relacionada con el sentimiento de tener que hacer esa actividad: para complacer a los padres, porque los amigos lo hacen…

Habilidades de percepción visual y análisis visuoespacial

Un segundo requisito para empezar a aprender a atarse los cordones es tener una buena capacidad de percepción visual y de análisis visuoespacial. Es necesario que se adquieran las nociones relacionadas con el vocabulario espacial para que el niño pueda representar mentalmente los gestos a realizar (debajo, delante, detrás, encima, etc.). Pero también es necesario entender y percibir los movimientos (doblar, envolver, tirar, apretar, etc.), las posiciones de los cordones, los tamaños de los bucles, etc.

>> Saber +: La autonomía paso a paso: aprender a vestirse solo

Habilidades motoras

Para aprender a atarse los cordones, también es importante que se adquieran ciertas habilidades motoras finas. Por ejemplo, es necesario que el niño tenga suficiente capacidad de disociación digital para poder oponer el pulgar a cada uno de sus otros dedos sin mirar la mano. En relación con las habilidades visuales-espaciales, el niño también debe ser capaz de formar una representación mental y realizar movimientos como doblar, envolver, tirar, apretar, etc.

 

Habilidades operativas

Aprender a atarse los cordones también requiere procesos cognitivos complejos: las funciones ejecutivas. Intervienen en la regulación de los pensamientos, las emociones y los comportamientos y permiten al niño actuar de forma organizada y planificar una serie de acciones para alcanzar los objetivos que se ha marcado.

Atar un cordón de zapato es una tarea con diferentes pasos a seguir. Si la noción de planificación sigue siendo difícil para el niño, se le puede ayudar proponiéndole un soporte visual que muestre la sucesión de pasos a realizar para atarse los cordones.

Consejos para los padres

En cuanto el niño muestre interés por aprender a atarse los zapatos por sí mismo, es importante apoyar este proceso de aprendizaje:

  • Asociándolo con un aspecto lúdico para que tenga ganas de aprender
  • Desglosando los pasos y tomándose el tiempo necesario:
  • Es posible mostrarle sólo al principio y luego incluirlo progresivamente en la realización de los gestos.
  • Se puede proponer al niño un visual para ayudarle a recordar y situarse en los pasos a realizar
  • Proponiendo juegos de manipulación de pequeños objetos para acompañar el desarrollo de la motricidad fina y solicitar la coordinación bimanual
  • Teniendo en cuenta el ritmo del niño: lógicamente, este paso viene después de vestirse, pero también es posible sensibilizar al niño antes si muestra interés por aprender a atarse los zapatos.
  • Animar al niño a planificar determinadas tareas de su vida diaria para mejorar su capacidad de planificación y organización
  • Valorar sus habilidades y progresos para aumentar la confianza en sí mismos

 

Descripción de técnicas

Para aprender a atarse los cordones de los zapatos, es importante aprender rápidamente con zapatos reales y en la posición en la que el niño tendrá que atarse los cordones para trabajar en situación real en su entorno.

Existen varias técnicas para desglosar los pasos a realizar y darles más sentido para ayudar al niño en este aprendizaje. Se trata, pues, de asociar una historia protagonizada por animales con gestos motores. Hay varios cuentos y muchas variantes, es importante elegir el que corresponde a las capacidades del niño y a lo que le gusta. ¡Es aún mejor si adaptas la historia a sus gustos! Aquí te dejamos las dos técnicas más conocidas para trabajar con los niños.

 

1. La técnica “del conejo”

Se trata de atar los cordones de forma que nos imaginamos que estamos haciendo las orejas de un conejo y luego su cabeza. Descubre en estas imagenes de Ocupatea la manera de realizarlo.

 

La canción del conejito para atarse los cordones

Hay muchas variantes de la canción del conejito para atarse los cordones. Una de las más fáciles y bonitas es esta que te contamos junto con los movimientos que hay que hacer:

“Había una vez un árbol en el bosque” (Al hacer el primer lazo)

“Un día un conejito dio la vuelta alrededor de él” (Al rodear el lazo con el otro cordón)

“Encontró una madriguera y se metió sin dudar” (Al meter el cordón por debajo del lazo)

“Pero como era pequeñito necesitó ayuda y por eso tiró, tiró y tiró” (Al tirar para apretar el nudo)

2. La técnica “de la serpiente”

La Terapeuta Ocupacional en Tot Teràpia nos enseña diferentes maneras de ayudar a nuestros niños de atarse los cordones.

¿Y los niños con necesidades especiales?

Los terapeutas ocupacionales son profesionales de la salud especializados en la vida cotidiana. Su práctica se basa en la mejora de la autonomía en las actividades/ocupaciones de la vida diaria, la escuela y el ocio. Intervendrá en cuanto una dificultad afecte a la vida cotidiana del niño y a su autonomía (hablamos de impacto en el rendimiento laboral del niño).

Una limitación de este rendimiento en una ocupación como atarse los cordones de los zapatos es, por tanto, un problema que puede abordarse en una sesión de terapia ocupacional. El terapeuta ocupacional basa su intervención en la interacción entre el niño (su motivación, deseos, necesidades), sus habilidades, la actividad/ocupación y su entorno. Todos estos elementos, como hemos visto antes, son esenciales para aprender a atarse los cordones.

Aunque rara vez es el motivo principal de consulta, la dificultad para aprender a atarse los cordones suele formar parte de los problemas de los niños que acompañamos en terapia ocupacional. Esta dificultad puede ser aislada (ya que el desarrollo de los niños no es lineal, ¡algunos niños necesitarán dedicar más tiempo a ciertas «habilidades»!) pero también puede formar parte de un contexto de dificultades en nuevos aprendizajes motrices (vestirse, coordinación para coger una pelota, montar en bicicleta,…).

Geo Boards: Un juego perfecto para trabajar la destreza y el conocimiento de las formas y los conceptos geométricos. Tu hijo va a fijar elásticos en la base siguiendo un patrón y así crear sus propios motivos. Contiene: 4 bases cuadradas de 20.5cm, 20 modelos y 4 juegos elásticos. A partir de 3 años

Es aconsejable estar atento a la posible resistencia del niño a entrar en un nuevo aprendizaje motor. Si las dificultades persisten, puedes acudir a un profesional de la salud especializado en el desarrollo infantil: en particular a los terapeutas ocupacionales (que podrán identificar y actuar sobre las dificultades encontradas en la vida cotidiana/escolar/ocio y sus causas) pero también a los psicomotricistas, psicólogos,…

El terapeuta ocupacional podrá durante las sesiones analizar y actuar :

  • Sobre el niño: analizar sus habilidades motoras, visuales, cognitivas, la rutina en la que realiza esta actividad, la percepción que tiene de su actuación…
  • Sobre la actividad: analizar la forma en que el niño realiza la actividad y adaptarla según sus capacidades y necesidades
  • Sobre el entorno: analizar el entorno material en el que el niño realiza la actividad (cómo son sus cordones, sus zapatos, el lugar, la silla…) y modificarlo si es necesario para que sea facilitador

 

Tendrá en cuenta todos los elementos que actuarán en la realización de la actividad para acompañar al niño en el aprendizaje de los encajes. Por ejemplo: Creando ayudas visuales adaptadas a las necesidades del niño, ayudando al niño a descubrir y utilizar sus propias estrategias cognitivas y ofreciendo material adaptado: el terapeuta ocupacional adapta el entorno del niño para compensar sus dificultades. Por ejemplo, hay zapatos con velcro (¡pero normalmente sólo se ajustan hasta una determinada talla!), cordones elásticos o cordones de diferentes colores.

 

Descubre nuestros juegos en Hop’Toys para ayudar al aprendizaje de atarse los zapatos

Cordones adaptados xtenex: Estos cordones contienen nudos autoblocantes. Estos nudos permiten una tensión ajustable entre cada juego de hebillas del zapato. Aseguran un mantenimiento preciso, en función de la morfología del pie, aportando más comodidad y sin comprimir el pie. Elásticos. 2 larguras: 51 cm y 70 cm.

Lazos formas geométricas: 3 bonitos marcos de madera con una superficie interna en plexiglás transparente de colores. Encontramos un montón de agujeros para jugar a enlazarlos. Muy fácil de manipular, estos cuadros permiten una exploración de la luz con una óptica Reggio. Enviado con modelos de lazado para realizar y con lazos de diferentes colores.

Muñecas rusas: 6 bonitas muñecas de 6 tamaños diferentes que se guardan las unas dentro de las otras, como las muñecas rusas. Cada una de ellas propone un tipo de cierre diferente (lazo, velcro, cremallera, hebilla, corchete, botón) desarrollando así la habilidad fina y la autonomía.

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]