El ofrecimiento o «exploración libre» significa permitir al niño pequeño que explore libremente su entorno y los objetos que se encuentran en él sin asignarles ninguna función específica. En otras palabras, es permitir al niño un descubrimiento sensoriomotor repleto de información, muy diversificado y según las necesidades de exploración del momento. ¡Es el juego libre! ¿Cómo fomentar el ofrecimiento y la libre exploración con tu hijo? ¿Qué puede aportar esto a su desarrollo? Aline Gontier es una psicomotricista. Aquí nos presenta las ventajas del ofrecimiento y la libre exploración en los niños pequeños y da algunos consejos sobre cómo aprovechar este enfoque, ya sea en casa, en la guardería, con la niñera o en el jardín de infancia.

¿Qué es el ofrecimiento?

El término «ofrecimiento» es un neologismo que proviene de la palabra inglesa «to afford» que puede traducirse como «ofrecer», «proveer», «poder permitirse», «procurar/dar la oportunidad de» dependiendo de cómo se use. Es un término con múltiples significados y, por tanto, muy revelador en su uso en la primera infancia. Permite destacar la potencialidad, la accesibilidad y la llamada a la acción sobre un objeto, independientemente de la forma en que se vaya a utilizar. Favorecer el ofrecimiento significa dejar que el niño explore todo el potencial de un objeto sin someterlo a su uso «clásico» cotidiano. En otras palabras, es permitirle un descubrimiento sensoriomotor repleto de información, muy diversificado y según las necesidades de exploración del momento.

El objetivo es proporcionarle un entorno que le invite a explorar.

James Gibson es un psicólogo que, en los años 1970, abordó esta teoría del «ofrecimiento». Lo considera como una relación complementaria entre un entorno determinado y un individuo particular.

En realidad, es la percepción del individuo en función de su propio nivel de desarrollo, aunque también la forma en la que el objeto se le presente, lo que le hará adoptar un comportamiento u otro. Siempre hay un encuentro entre el entorno y el niño pequeño.

Así, una caja de almacenamiento para juguetes puede servir como una patinete, un andador, un escondite, una concha de caracol, un tambor, una cuna para un muñeco, etc. Y, adicionalmente, como caja de almacenamiento.

 

¿Por qué favorecer el ofrecimiento y, por tanto, el juego libre?

  • Porque libera la motricidad fina y gruesa, la estimulación vestibular y muchos otros aspectos psicomotores esenciales para el correcto desarrollo del niño.
  • Para usar el sentido propioceptivo, así como todos los demás sentidos, con el fin de perfeccionar la experiencia perceptiva del niño y las respuestas motoras como resultado.
  • Para fomentar la categorización, la planificación, la curiosidad, la imaginación, etc.
  • Porque dar a tu hijo todas las posibilidades de exploración guiándole y permitiéndole actuar con total seguridad material y emocional significa mostrarle que confías en él.

Eleanor Gibson (psicóloga del desarrollo y esposa de James Gibson) estudió esta teoría del ofrecimiento en niños pequeños. Describe que el ofrecimiento va de la mano con la exploración y el aprendizaje.

De hecho, conforme el bebé va creciendo, su percepción visual va mejorado y su motricidad es cada vez más elaborada. Descubrirá nuevos ofrecimientos y los irá aprendiendo. Llegando a conocer las llamadas a la acción, así como las llamadas a la respuesta.

Gradualmente pasará de tener un punto de vista de acción motora sobre el objeto a tener una comprensión de la existencia de la relación de causa y efecto entre él y el objeto y entre los propios objetos, dependiendo de si son huecos, macizos, duros, blandos, voluminosos o no. Por lo tanto, clasificará el mundo a su alrededor.

 

>> Descubre también: ¡Wobbel, el juego libre que balancea los corazones!

¿Cómo se puede fomentar el ofrecimiento?

  • Uniéndonos también nosotros, los padres y los profesionales, dando rienda suelta a nuestra imaginación, para que así nuestros hijos puedan dar rienda suelta a la suya.
  • Asegurando su espacio de juego para permitirles satisfacer plenamente sus ganas de explorar, descubrir y superarse.
  • Preguntándonos qué puede aportarle cada objeto al niño en términos de ofrecimiento. Hay que buscar una comunicación activa y dinámica entre el niño y el espacio material (trepar, esconderse, hacer que un objeto interactúe con otro, deslizar, trasvasar, etc.).
  • Aprendiendo la diferenciar real entre asumir riesgos excesivos y peligrosos y asumir riesgos con seguridad.
  • No hay nada mejor que guiar al niño en el juego para descubrir tus límites y los suyos.

Hay que tener en cuenta que un adulto no tendrá la misma percepción de una silla que un niño. Una silla normal está diseñada para motivar las ganas del adulto para sentarse en ella. Un niño pequeño no va a tener esa percepción en absoluto… ¡Lo que percibirá es ¡un deseo irrefrenable de subirse encima o esconderse debajo!

Es importante cuestionarse, como adultos, sobre lo que nos impide y nos lleva a limitar al niño pequeño en las invitaciones del entorno (como subirse a una mesa de café, o subir por la rampa del tobogán).

<< Elegir bien los sonajeros

¿Cómo se puede fomentar este ofrecimiento?

Para responder a esta pregunta, es necesario cambiar la forma en que vemos el juego y el descubrimiento y ponernos al nivel del niño pequeño. Tenemos que preguntarnos: ¿qué objeto podría motivar su exploración? Para ello, debe ser capaz de proporcionar un mínimo de información sensorial sin ser demasiado «liso». Es decir, no tiene que cumplir necesariamente con nuestros criterios adultos de estética depurada. El niño debe ser capaz de descubrir texturas, trasvases, diferentes volúmenes, diferentes masas, imágenes, lo estable y lo «inestable», etc. En resumen, objetos con diferentes aportes sensoriales y motores.

También será necesario fomentar espacios de juego más abiertos y menos lisos y permitir la «importación/exportación», incluso en el rincón de juego donde esté la cocinita, por ejemplo; si el niño quiere llevar una olla a otra zona de juego, quizás sea interesante ver lo que producirá este desvío de objetos en lugar de frenarle incitándole a dejar los elementos de la vajilla en el rincón dedicado a la cocinita.

A continuación se incluye una pequeña selección de ideas para fomentar el ofrecimiento ¡y las ganas de descubrir las diferentes facetas del mundo!

Las pelotas sensoriales

Maxi kit de 9 pelotas sensoriales: cada una de las 9 pelotas de este kit tiene una forma, un color y una sensación diferente. Algunas son redondas, otras piramidales, otras incluso tienen forma de rollo o hasta de reloj de arena. ¡Algunas incluso hacen ruido! Diferentes texturas: granos, bultos, ranuras, etc.

Primeras pelotas táctiles: 6 pequeñas pelotas de colores, cada una con una superficie táctil distinta: relieves, ranuras, granos, cráteres, huecos, protuberancias, etc. Y al apretarlas, emiten un ligero silbido. Ligeras y fáciles de manipular.

>> Descubre: todas nuestras pelotas sensoriales

Elementos de recorridos motores de varias formas, texturas, ladrillos de construcción

Recorridos de olas: compuestos por 8 elementos que encajan para crear un recorrido de más de 7 m formando olas y huecos, y que además cuenta con superficies táctiles antideslizantes. Sus acabados cuidados y su ergonomía bien diseñada hacen que este producto sea un imprescindible para todos los profesionales. Almacenamiento en una bolsa de transporte.

Ediladrillo: 36 ladrillos de construcción de cartón ultrarresistente para imaginar y edificar grandes construcciones o recorridos que cambian sin cesar. Estos ladrillos ligeros y sólidos son muy manejables.

>> Descubre: recorridos motores

Las peonzas sirven para estimular el sentido vestibular… ¡y todo lo demás!

Peonza pequeña: estimula el sentido vestibular en los niños más pequeños; y a los más grandes les encanta acurrucarse dentro y balancearse. Al darle la vuelta se convierte en una montaña para escalar, aunque también sirve como escondite. Ofrece protección antipinzamiento para las manos y la cabeza.

Bilibo: es un juego libre cuya sencillez estimula la imaginación y la creatividad del niño ¡ofreciéndole infinitas posibilidades de uso! Puede ser una peonza, un puente, un asiento para moverse y balancearse, un trineo, un tambor… y estimula la motricidad gracias a su gran estabilidad. El niño puede utilizarlo como apoyo para trepar, para ejercitar su equilibrio, descubrir sus habilidades motoras y para conocer el mundo a través de su cuerpo. También puede usarse como un contenedor que al niño le encantará llenar y vaciar con diferentes materiales: arena, agua, nieve, etc. Gracias a su fantasía, su versatilidad, sus vivos colores y su resistencia, el Bilibo es el compañero ideal para todos los pequeños aventureros con ganas de hacer descubrimientos y vivir experiencias motrices; les acompañará durante un largo período de su desarrollo.

Cestas de exploración sensorial

Maxi cesta de exploración de naturaleza: ¡un kit de inicio esencial para todos aquellos que deseen realizar actividades de descubrimiento y exploración sensorial con productos naturales! Contiene guijarros de río (1 kg), piedras pulidas de colores variados (1 kg), conchas pequeñas (500 g), conchas grandes (500 g), cortezas de árboles (250 g), piezas de ramas ovaladas (250 g), piezas de ramas circulares (250 g), tocones (250 g), piñas (250 g), piezas cuadradas de corteza (x10), cordeles naturales con colores a juego (x4), bolas de sauce (x4), hojas de bodhi (x20), pequeñas piedras a juego (250 g). Todo suministrado en una cesta maxi de maíz.

Cesta baño: ¡un lote que estimula las sensaciones del niño! ¡La cesta ideal para acompañar el baño con mucha suavidad! Todos estos elementos han sido seleccionados para fomentar el despertar de los sentidos del niño y convertir este rato agradable en un momento de relajación y descubrimiento. Este paquete contiene: una cesta tejida*, esponjas sensoriales kitpratik, un juguete de lluvia, una pelota xaxa, y un pato luminoso.

 

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]