Desde hace varios años, la investigación en el campo del desarrollo y la educación infantil ha evolucionado enormemente. Estamos repensando el lugar del niño y del adulto. Buscamos el desarrollo, el bienestar y la autonomía de nuestros niños pequeños. Por lo tanto, ¡el trabajo de los profesionales de la primera infancia también está en el centro de estas cuestiones! Desde hace muy poco tiempo, hemos asistido a la aparición de guarderías que siguen la pedagogía del juego libre. Pero, ¿de dónde viene esta nueva pedagogía? ¿Cuáles son los principios fundamentales? Respuesta en este artículo.

¿Qué es el free-flow play ?

El juego libre es una pedagogía desarrollada por Laurence Rameau, especialista en la primera infancia y antigua directora de una guardería. El juego de flujo libre es el resultado de varios años de investigación y experiencia. Basándose en pedagogías alternativas, investigaciones recientes en el campo de la primera infancia y la neurociencia, Laurence Rameau ha desarrollado este nuevo enfoque. Sitúa el juego libre como una herramienta para el desarrollo del niño, respetando el ritmo de cada uno.

Adaptada especialmente a las guarderías, la itinerancia lúdica se basa en 3 principios fundamentales:

  • la libre circulación de los niños en la guardería,
  • la creación de mundos lúdicos,
  • el niño es el autor de su juego.

La libre circulación de los niños en la guardería

Para Laurence Rameau, es imprescindible repensar los espacios de la guardería. Debe convertirse en una unidad educativa abierta y dejar de ser un lugar dividido en secciones. Los niños y los espacios ya no deben dividirse por edades. Cada niño debe poder moverse libremente y, por supuesto, con seguridad dentro de la guardería. Se les permite explorar su entorno como quieran, según sus deseos. Esto favorece los encuentros entre los niños, pero también con los adultos.

Se invita al niño a desarrollarse a su propio ritmo, respetando sus necesidades y sus ganas de jugar. Según la Academia Francesa, «la apetencia designa una tendencia que lleva a cualquier ser hacia lo que satisface sus instintos, sus necesidades». Para un niño, el juego representa su punto de contacto con el mundo que le rodea. Es a través del juego que el niño explora, descubre, experimenta y actúa sobre su entorno. Así entienden las primeras leyes físicas del mundo, pero también los códigos sociales y la forma de relacionarse con los demás. El juego les ayuda a comprender quiénes son, quiénes son los demás y en qué entorno se encuentran. Al dejarle libre para explorar, el niño se escucha a sí mismo y busca el juego que satisfaga sus necesidades.

free-flow play et libre circulation de l'enfant

>> Bilibo: el juego libre de imaginar

La creación de mundos lúdicos

En el concepto de itinerancia lúdica, la jornada del niño no se organiza en torno a talleres o actividades, sino en torno a mundos lúdicos. La idea no es dar al niño una tarea específica para hacer, sino ofrecerle sugerencias sobre una variedad de temas. Estos mundos están diseñados por los educadores. Deben ser variados y accesibles para todos. La idea es crear un tema a través de objetos y juegos versátiles. El niño, libre de moverse por los diferentes mundos, puede entonces apropiarse de estos juegos como mejor le parezca.

El objetivo no es hacer que produzcan un producto específico que luego se pueda dar a los padres. La idea es observar cómo cada niño se apropia de las propuestas. Las expectativas no son fijas. Así, permiten a los niños explorar todo su potencial.

Gracias al principio de libertad de movimiento, los niños pequeños eligen el universo que desean explorar. Pueden dejarlo y volver a él cuando quieran. Y como los juguetes son versátiles, no tienen un solo uso posible. Cada niño debe hacerlos suyos y darles diferentes funciones.

Free flow play y libre circulacion en la guarderia

>> Infancia: Ofrecimiento y exploración  libre

El niño como autor de su juego

En el juego libre, el niño es a la vez el actor y el autor de su juego. Explorando libremente, y gracias a la versatilidad de los objetos a su disposición, es él quien elige su «programa». El adulto no debe decirle al niño cómo hacerlo, sino crear el entorno que le permita hacerlo. Este es el principio de la asequibilidad.

El término affordance es un neologismo que proviene del inglés «to afford» que puede traducirse como «ofrecer», «proporcionar», «poder permitir», «proporcionar/dar la oportunidad a» dependiendo de cómo se utilice… Un término con múltiples significados, por tanto, muy revelador en su uso en la primera infancia. Destaca la potencialidad, la accesibilidad y la llamada a la acción de un objeto, independientemente de su uso. Promover la asequibilidad significa dejar que el niño explore todo el potencial de un objeto sin someterlo a su uso cotidiano «clásico». En otras palabras, se trata de permitirles un descubrimiento sensoriomotor rico en información, muy diversificado, según su necesidad de explorar en ese momento. El objetivo es proporcionarle un entorno que le haga querer explorar.

Descubre un vídeo explicativo sobre el juego libre en una guardería:

 

¿Cómo implantar el juego libre en su guardería?

Decidir implantar esta pedagogía en tu guardería significa iniciar un gran cambio. Es una elección que debe hacerse en equipo. De hecho, al estar los espacios totalmente descompartimentados, el trabajo ya no será individual, sino en equipo. Se trata de tener una visión global sobre el desarrollo del niño y el funcionamiento de la guardería.

Los diferentes universos temáticos que se crearán serán pensados y decididos por el equipo. Para que funcione, debe haber un universo menos que el número total de especialistas. Por ejemplo, si hay cinco educadores trabajando en la guardería, habrá cuatro mundos diferentes. Cada uno se encargará de un universo y el último podrá ocuparse de las necesidades más pragmáticas: siestas, meriendas, pañales…

juego de construccion piks

El papel del adulto

Por último, es sobre todo la visión del lugar del adulto y del desarrollo del niño lo que hay que repensar. El adulto no debe mostrar al niño cómo hacer las cosas. No son una guía o un modelo, son un compañero. El adulto es el testigo de la evolución del niño, de sus experimentos. Permiten al niño sentirse seguro y, por tanto, evolucionar libremente. Debe ser un valor añadido en 3 puntos:

  • Afectiva: el niño sabe que está rodeado. Les mostramos que estamos contentos de acogerlos en nuestro mundo y que pueden desarrollarse con serenidad.
  • Cognitivo: el adulto verbaliza las acciones del niño. Ponen palabras a lo que están haciendo.
  • Emocional: al interrogar al niño sobre sus sentimientos, le ayudamos a identificar y comprender sus emociones.

Las guarderías que han adoptado el juego itinerante o libre están convencidas de sus beneficios. Los especialistas observan un progreso muy rápido en los niños. La libertad y la confianza que se les da les permite desarrollar todo su potencial. ¿Qué opinas de esta pedagogía? Escribe en los comentarios. 

 

Fuentes :
MARCHAL, Laure. L’itinérance ludique : une pédagogie au service des plus petits. Les pros de la petite enfance, 7  diciembre 2016.
Le free-flow play : une nouvelle façon de jouer. Les Petits Chaperons Rouges, s.d
BASSIERE, Nicolas. L’itinérance ludique : qu’est-ce que c’est ? Pim Pam Pomme, 13 julio 2021.

 

 

 

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]