La alimentación de nuestros hijos pasa a ser actividad clave desde el momento del nacimiento. En función de como se desarrolle, los padres van a sentir satisfacción y tranquilidad o por el contrario, inquietud y preocupación. Descubre en este artículo, los consejos expertos de Celia Roldán, terapeuta ocupacional, especializada en las dificultades de la alimentación.

Problemas en las comidas

Hay múltiples factores que pueden hacer que el momento de la comida no sea como esperábamos, ya sea en términos de cantidad de ingesta, de variedad y tolerancia a nuevos alimentos, de habilidades para comer de forma cada vez más autónoma… En muchas ocasiones se alega que es la propia inmadurez del niño la que ocasiona este mal desempeño y se opta por dejar pasar el tiempo.

¿Cuándo acudir a un especialista?

Lo cierto es, que cuando nos encontramos ante un Trastorno de alimentación infantil, no es cuestión de tiempo y dejar hacer. La mayoría de los casos persiste más allá de los 2 años de edad. Para entonces, ya se han probado diferentes estrategias, la paciencia de los padres se resiente y el propio niño ya ha generado una serie de conductas en torno al momento de la comida, en sintonía con la evitación, ansiedad, chantaje…

Tras esas conductas, hay una base de rechazo real a determinados alimentos con alta carga emocional. Los niños que rechazan alimentos realmente sufren a consecuencia de ello. Acudir a un profesional que valore nuestro caso es la opción más acertada. Nos ayudará a saber en que punto de severidad nos encontramos, cuales podrían ser las causas y cómo hacer mejoras.

Signos que pueden alertar a los padres:

  • El paso a la alimentación complementaria no se está dando como creías
  • Hay un rechazo del niño hacia alimentos nuevos tanto en sabor, textura, presentación, cambio de marcas…
  • Hay una clara preferencia hacia alimentos procesados
  • Tienes que compensar alargando el uso del biberón y la ingesta de leche
  • Tu hijo tarda mucho en manejar la comida en su boca
  • Suceden arcadas de forma recurrente e incluso al tocar la comida
  • Es muy sensible a grumos y trocitos que pueda encontrar
  • La alimentación está limitando vuestras salidas en familia y reuniones sociales
  • El momento de la comida se vuelve estresante y ya anticipas que va a salir mal, porque has probado de todo

Sin duda la valoración por parte de un profesional especializado es necesaria. La valoración, arrojará luz sobre cómo intervenir no solamente con nuestro hijo, sino que estrategias debemos emplear nosotros, cómo debemos ofrecer el alimento y qué utensilios son los más adecuados en nuestro caso.

>> Saber más: Comidas autónomas y serenas

Soluciones para las comidas

Los cubiertos, platos, vasos… forman parte del entorno que es susceptible de ser valorado y modificado. Cuando estos utensilios no son los adecuados para nuestro hijo alejamos las posibilidades de mejorar su alimentación. Incluso pueden desembocar en una serie de compensaciones que afectan a función, postura, tono, etc…

Las cucharas

En el caso de las cucharas debemos tener en cuenta unas consideraciones generales para cualquier niño:

  • tamaño de la pala
  • concavidad
  • material
  • textura

Pero además podemos encontrar en ellas un aliado a la hora de hacer transiciones por ejemplo en cuanto a textura. ¿Cómo? Por ejemplo podemos ofrecer una cuchara texturizada, cuando queremos dar la oportunidad de explorar texturas más allá de los purés o cremas conocidos, pero sin pasar a grumos directamente. El niño puede experimentar el sabor de siempre pero con sensación táctil diferente y cercana a su zona de confort. Las transiciones deben respetar el ritmo y voluntad del niño y podemos encontrar en los cubiertos una alternativa asequible al niño y divertida.

>> Soluciones: la posición correcta de las cucharas

 

Cucharilla Prospoon con textura: ProSpoon ha sido especialmente diseñado por un terapeuta para facilitar la alimentación y tratar los trastornos de la oralidad en niños pequeños. El tamaño y la forma de la cuchara es lo suficientemente grande como para contener una cantidad adecuada de alimento, pero lo suficientemente pequeña como para evitar sobrecargar la cuchara. El mango es rígido y la extremidad es flexible.

El vaso con tapa

Otro utensilio que nos puede acompañar a la hora de proponer alimentos nuevos, puede ser el vaso con tapa. Al reducir la carga de estimulo olfativo, será mas fácil para nuestro hijo, si tiene hipersensibilidad olfativa. Debemos saber que gracias al olfato percibimos el 80% de los sabores y que el olfato tiene via directa con la amígdala y por tanto con lo emocional. Por tanto, reducir el estimulo olfativo, puede animar a nuestro hijo a probar ese zumo nuevo.

Vaso con pajita Sip Tip: Con una pajita, hay que aspirar constantemente el líquido para mantenerlo en la pajita. Con este vaso y su válvula antirreflujo, no es necesario mantener la succión. Si se interrumpe la succión, el líquido se queda en la pajita cerca de la boca. Se puede lavar en el lavavajillas. Contiene: 1 vaso de plástico de 24 cl (dim. 11 x 7 cm), 1 tapa antifugas, 10 pajitas, 1 válvula antirreflujo y 1 punta de bloque de labios de 1,90 cm.

 

Si bien es recomendable ofrecer variedad en cuanto a la forma de beber (alternar vaso abierto, boquillas, pajitas), en ocasiones las pajitas son de gran utilidad, no sólo por lo comentado con respecto a reducir el impacto odorífero, si no, porque se adaptan a las destrezas oromotoras del niño.

Un complemento interesante es, un tope que se anexa a la pajita ofreciendo referencias táctiles al niño para activar la musculatura en torno a la misma. Boquilla de pajita Ark – bigote

Como vemos, aunque no se deberían tener grandes consideraciones con los cubiertos y utensilios en la infancia, más allá de tamaños y materiales seguros, en los casos que presentan dificultades en alimentación de diversa índole, son un factor para evaluar y considerar. Recurrir, tanto a profesionales especializados como a empresas dedicadas al diseño y comercialización de este tipo de productos, es clave para encaminarnos hacia una alimentación más satisfactoria.

¿Crees que tu hijo tiene trastornos de la alimentación?, ¿utilizas material específico para las comidas? Comparte tu experiencia en comentarios.

 


 

Especializada en Atención Temprana, Integración Sensorial y en abordaje de dificultades en alimentación, Celia compagina la práctica clínica enfocada a los infantes con desafíos en su neurodesarrollo, con la docente en la Universidad Camilo José Cela y a través de Scire Formación Curso Online: Dificultades de Alimentación en la Infancia: ampliando la mirada para mejorar el abordaje – Scire Cursos Logopedia

Desde 2006 ha acompañado tanto a adultos como a niños (siendo éste su área de actuación en los últimos años) en el camino del desarrollo personal y vida plena.

Para seguirla en su cuenta Instagram, pincha aquí o en su dirección e-mail: celiaroldanterapiaocupacional@gmail.com

 

 

 

 

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]