La grafopedagogía ayuda a los alumnos que, en ocasiones, lo pasan mal con la escritura, pero también a los maestros, profesores, auxiliares pedagógicos y educadores en la enseñanza de la escritura. Descubre nuestros consejos para ayudarte a preparar la mano del niño para la escritura usando plastilina.

¿Qué es la grafopedagogía?

La grafopedagogía es una disciplina dedicada al aprendizaje y la corrección de la escritura. ¿Qué lleva a los padres y a los niños a hacerle consultas? Una escritura dolorosa, demasiado lenta, ilegible o ineficaz, etc. Y es cierto que no hay que dudar en pedir ayuda, porque es algo que podría tener un gran impacto en la escolarización y el desarrollo personal de un niño. Pero cuidado, prepararse para escribir bien no necesariamente significa ponerse a copiar cartas ¡a los tres años! Al contrario, es mejor preparar la mano y la mente para la escritura… sin hojas de papel y sin bolígrafos.

niños haciendo dibujos en el suelo

>> Lee también «Grafismo: prepara a tu hijo para la escritura»

Preparar la mano usando plastilina

A través del juego libre o guiado, la plastilina desarrolla muchas cualidades en los niños: la imaginación, la coordinación de las dos manos, el tono de las manos y los brazos o la capacidad para separar los dedos.

Al masajearla con la palma de la mano, la plastilina ayuda a integrar el reflejo de agarre, que podría dificultar la sujeción efectiva del lápiz. Se sabe que la falta de integración de los reflejos arcaicos puede desempeñar un papel importante en muchos trastornos: TDAH o trastornos DIS, pero también dificultades de aprendizaje y trastornos del comportamiento. Si uno de estos trastornos se combina con un problema gráfico (apretar mucho el lápiz con la mano, presión excesiva sobre el papel, grandes descuidos, negarse a escribir, etc.), sin duda será útil ofrecer al niño, sea cual sea su edad, la oportunidad de manipular plastilina.

Cogerla con las dos manos, con una, hacer una bola, hacer rollos, bolitas, separarla, aplastarla en la mesa o entre las manos… ¡la plastilina ofrece muchas posibilidades para manipular! Y si puedes trabajar con diferentes tipos de plastilina que varíen en resistencia y textura, mucho mejor, ya que permitirán desarrollar una sensibilidad sensorial más armoniosa.

bola de plastilina

>> Descubre también: Descarga actividades con plastilina

¿Qué plastilina elegir?

Para las manos más pequeñas

Puedes elegir una plastilina seda que sea más adecuada para los niños pequeños y para sus manitas. Es fácilmente maleable y tiene una textura suave que no se endurece.

Para trabajar el tono de la mano

Se recomienda utilizar una plastilina que sea lo suficientemente resistente como para trabajar el tono de la mano. Aunque tiene que seguir siendo lo suficientemente flexible como para poder manipularla. La plastilina supersoft requiere una buena fuerza de agarre y es ideal en contextos de rehabilitación.

Para facilitar la integración sensorial

Por último, para facilitar la integración sensorial, puedes ofrecer a tu hijo un lote de plastilinas con diferentes texturas.

lote de plastilinas

 

>> Lee también: 4 Ideas para jugar con la plastilina 

 

 

La plastilina y los niños, ¡es una gran historia de amor! Les encanta amasarla, cortarla, aplastarla y, sobre todo, crear magníficas obras de arte con ella. Aprovecha esta oportunidad para usar la plastilina en el juego libre o en el juego guiado para prepararlos para la escritura… ¡y sin que se den cuenta! ¿Alguna otra idea para hacer actividades relacionadas con la plastilina? ¡No dudes en contárnoslas!

 

 

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]