¡En estos tiempos extraños, nuestros hijos han sufrido muchos cambios! Hace dos meses, todos sus hábitos, toda su vida cotidiana se vio alterada por el confinamiento. Hoy en día, en el momento de la desconfinanciación, todavía están esperando nuevos cambios: que se les permita volver a hacer ciertas cosas… pero no tanto como antes, volver a encontrar a sus amigos pero sin poder acercarse demasiado a ellos, etc. ¿cómo podemos ayudar a los niños a desarrollar su adaptabilidad, especialmente en el caso de niños con necesidades especiales? Descubre nuestros consejos en este artículo.

Hablar

El cambio forma parte de la vida

El primer consejo que hay que dar, por muy tonto que parezca, es prepararlos para el cambio. ¿Cómo lo haces? ¡Primero ayudando a sus hijos a entender que el cambio es parte de la vida! ¡La infancia misma se siembra con ella! La llegada de un hermano o hermana menor, la separación, la muerte, la mudanza, el cambio de escuela o establecimiento, pero también más simplemente un cambio de tiempo, clase o cambios en el cuerpo en la pubertad… ¡El cambio es parte de la vida! Es cómo avanzamos y cómo podemos hacer tantas cosas diferentes, nuevas y enriquecedoras. Nuestra adaptabilidad es una habilidad esencial para ser autónomos, para construirnos, para saber cómo responder a los nuevos desafíos de un mundo y una época en que los cambios son constantes y rápidos.

Esta naturaleza intrínsecamente evolutiva de la vida puede ser objeto de una pequeña discusión «filo» con ellos. Muestre a sus hijos fotos de ellos como pequeños y note con ellos cuánto han cambiado, todo lo que han aprendido, hicieron y no hacen más, etc! Invítelos a pensar en todos los cambios positivos que ya han tenido lugar en sus vidas, incluso cuando podrían haber sido aterradores al principio.

No negar el miedo al cambio

El cambio puede ser aterrador, lo cual es normal ya que se abre a lo desconocido. Reconozca las posibles emociones negativas de su hijo cuando se enfrente a una nueva situación, no dude en confiarle que usted también, de niño, tenía miedo de este o aquel cambio. El anuncio de una mudanza, por ejemplo, rara vez hará que un niño salte al techo. Los hábitos y rutinas dan a los niños (y a los adultos) una sensación de seguridad. Estos hábitos crean una zona de confort… de la que debemos aceptar salir para poder avanzar.

Tanto si el cambio se ve de forma positiva como si no, invite a su hijo a expresar lo que siente al respecto: miedo, incomodidad, estrés, ira, angustia, alegría, emoción? Este cambio puede ser percibido como una prueba, un obstáculo. ¿Qué nos ayuda en la vida a superar los obstáculos? Confianza en uno mismo, en la familia, determinación, perseverancia, resistencia, optimismo… Con un niño con miedo al cambio, son estos sentimientos vinculados los que tendrán que ser «trabajados».

¿Por qué no pintar con su hijo un cuadro de «da miedo / te hace querer» «no está bien porque / estará bien porque», en otras palabras, poniendo los aspectos negativos y positivos de este cambio lado a lado. Esta será una buena manera de reconocer su derecho a estar asustado y molesto, al mismo tiempo que les ayuda a ver el lado positivo, llevándoles gradualmente a una actitud cada vez más abierta y positiva. Y entender que, en la vida, las cosas rara vez son todas blancas o todas negras! Un primer paso hacia la resistencia.

>> Construir la confianza en uno mismo

Las 5 etapas del cambio

¿Pero qué sucede cuando se produce un cambio inesperado? La autora Constance Lamarche define los 5 pasos de la siguiente manera:

  1. Se produce una conmoción.
  2. La persona no quiere creer que este evento haya tenido lugar. Negación.
  3.  Se experimentan sentimientos de angustia y vulnerabilidad.
  4. La persona se da cuenta de que puede adaptarse para tomar el control de su vida. Algunas personas se resisten a adaptarse (desajuste) porque no pueden superar la angustia. La angustia interfiere con el proceso de adaptación. La adaptación conduce a una nueva realidad, mientras que la inadaptación causa dificultades de funcionamiento en la vida cotidiana.
  5. La persona que se ha adaptado experimenta una reorganización de su vida que le permite alcanzar un nuevo equilibrio.

¿En qué momento el niño se enfrenta a este cambio? ¿Lo ha aceptado o sigue negándolo? ¿Está comenzando a entender que será capaz de hacer frente a la situación?

Fortalecer su «sentido de competencia»

Ya sea que el cambio sea anunciado o abrupto: tranquilice a su hijo sobre su capacidad de adaptación. Esta creencia en sus habilidades, este sentimiento de competencia es uno de los fundamentos de la confianza en sí mismo, confianza en sí mismo que es absolutamente esencial para hacer frente a los cambios. Díle a tu hijo que crees que es totalmente capaz, porque ya le ha demostrado en el pasado, de afrontar retos y alcanzar metas. ¡Y que tú estarás ahí para apoyarlo! También pregúntale qué le tranquilizaría, qué le ayudaría. ¡Ofrece tu apoyo siempre!

Enfant confiance

Algunas personas están más abiertas a los cambios que otras y pasarán por algunos de estos pasos más rápidamente. Puede haber una razón para esto. Las personas con espectro de autismo o trastornos cognitivos serán particularmente sensibles a los cambios. Una vez más, el desafío será no negar esta dificultad, sino tratar de responder a ella, de manera concreta. Lo que se puede poner en marcha con ellos será (como siempre) benéfico para todos.

Recreando rutinas

Cualquier cambio debe llevar a una reorganización

No se puede pedir a un niño que renuncie a todas sus referencias sin permitirle que las recupere inmediatamente con la nueva situación. Recordemos lo que hicimos al principio del confinamiento,  ¿qué nos aconsejaron todos los psicólogos? Crear rutinas. Un horario, una agenda cotidiana, hábitos! Cualquier cambio al que el niño tenga que adaptarse, debes establecer en un marco muy preciso, explicando claramente la forma en que las cosas van a ser de ahora en adelante. No olvides que es lo desconocido lo que asusta.

 

Aportar ayudas

Hablamos de los sentimientos a trabajar, a reforzar para ayudar al niño a aceptar un cambio cuando se percibe como una prueba: confianza en sí mismo y en los demás, positividad, resistencia.

Más prosaicamente, algunas herramientas también ayudarán al niño a superar este cambio. Con los niños con TEA o trastornos cognitivos, será esencial crear nuevas rutinas que detallen claramente, usando pictogramas en particular, cómo se desarrollarán las cosas. Antes de eso, también será necesario proporcionarles un apoyo concreto para que puedan expresar sus emociones.

Expresar emociones

Animate kit descubrimiento: Animate es una herramienta de comunicación innovadora y lúdica que puede utilizarse con niños a partir de 3 años y en los centros de la 3ª edad. El kit descubrimiento se compone de varios elementos: una figura de 30 cm de alto en plástico transparente tipo ABS con una base, 6 pictogramas magnéticos (representan las emociones primarias) que se pegan a la figura entre ellas, se pueden colocar una sobre otra para vehicular diferentes mensajes (humor, emoción, dolor…), un bolígrafo borrable que permite dibujar sobre la figura los ojos, la boca, expresiones faciales…

Para guardar todas las piezas hay una pequeña maleta muy práctica para poder transportarlo fácilmente. Este fabuloso juego va destinado también a los profesionales de centros médico-sociales y a las familias.

Prepararse

Planificador Time Timer: Ideal para aprender a gestionar el tiempo y pasar de una tarea a otra sin problemas. Se cuelga de la pared. Puede utilizarse con el Time Timer mediano (vendido por separado). Una vez hayas terminado una tarea/actividad podrás poner una moneda, un pictograma de OK o el símbolo que prefieras delante de cada actividad/tarea para saber que ya la has terminado.

Pictogramas para el cambio

 

Animate – pubertad y sexualidad: Los pictogramas esenciales para comprender las transformaciones del cuerpo en este periodo de la vida. Estos 11 pictogramas son muy útiles en el plan educativo para comprender el cuerpo, la pubertad y la sexualidad.

No importa el cambio al que se enfrente tu hijo y lo bien o mal que lo afronte, recuerda siempre que aunque los niños suelen tener miedo al cambio, paradójicamente tienen una capacidad de adaptación fenomenal que a menudo nos asombra. ¿Tiene algún testimonio o consejo que ofrecer sobre el tema? No dude en compartirlos en comentario!

 

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram