La confianza en uno mismo y la autoestima se construyen, poco a poco, a medida que los niños se desarrollan. Descubre algunos consejos y sugerencias para apoyar a tus seres queridos, desde la infancia hasta la edad adulta, en la construcción de su confianza. Una selección de juegos para abrir el diálogo, aprender a expresar tus emociones y a creer en ti mismo.

 

Desarrollo de la autoestima

La autoestima puede definirse como el juicio del valor personal, un conocimiento que incluye el de las propias fuerzas y limitaciones.

Desde el nacimiento, los niños comienzan a construir su autoestima. Cuando el bebé llora y se le consuela, comprende poco a poco que tiene un valor de apego frente al adulto (de ahí el hecho de que no se debe permitir que el bebé llore). Así desarrollará su autonomía más fácilmente, explorará su entorno y llegará a los demás con más confianza. La autoestima se construye en parte a través de la relación que el niño tiene con sus padres. Se desarrolla cuando se refuerzan sus comportamientos adecuados (las felicitaciones que le damos) y cuando logra asumir retos que son dignos de él.

Alrededor de la edad de 7 u 8 años, «los niños pueden tener pensamientos más complejos sobre sí mismos y sobre los demás. A partir de ese momento, ser escuchado, participar en actividades que sean gratificantes y que fomenten la interacción social y la empatía, y adquirir aptitudes para la resolución de problemas y la asertividad será fundamental para desarrollar la autoestima»

Las 4 dimensiones de la confianza y la autoestima

Existen cuatro dimensiones en la confianza y la autoestima:

  • Sensación de seguridad y confianza: la necesidad de sentirse seguro física y psicológicamente, de saber que los padres satisfacen las necesidades de uno. Este es un requisito previo indispensable.
  • Autoconocimiento: la habilidad de hacer un juicio constructivo y no crítico sobre uno mismo.
  • Sentido de pertenencia a un grupo: se refiere a la necesidad de ser reconocido por los demás. La socialización y las habilidades sociales son muy importantes en este sentido, porque el niño se descubre a sí mismo comparándose con los demás.
  • Sentido de la competencia: el hecho de ver los éxitos de uno y ser capaz de recordarlos, la capacidad de creer que uno es capaz de afrontar los retos y alcanzar las metas.

Estos cuatro pasos son necesarios para construir la confianza del niño en sí mismo. La seguridad física y mental, la satisfacción de las necesidades y el conocimiento de las propias capacidades físicas, intelectuales y sociales son indispensables. Pero esto no es suficiente…

 

Presencia y consuelo

El niño también necesita sentirse reconocido, apoyado y amado por las personas cercanas a él. Por lo tanto, el apoyo de los padres es fundamental y esto es una necesidad diaria. Desde una edad temprana, juega con tu hijo y muestre su interés en sus sentimientos y emociones. Tranquilízalo, anímalo, pregúntale qué piensa y siente, ten en cuenta su opinión, subraya sus buenas ideas… En resumen, presta atención a él.

Para fomentar el diálogo e invitar al niño a abrirse a sus emociones, ¿por qué no optar por un pequeño juego de mesa ?

Juego de las emociones:  Este material propone múltiples actividades relacionadas con el tema de las expresiones faciales: expresión oral, clasificación, bingo. 6 expresiones: la sonrisa, la risa, la tristeza, el enfado, el asco y la sorpresa. 30 fotos de 24 x 18 cm, 6 tarjetas de bingo por las dos caras, 30 fotos de 8 x 6 cm, 6 fichas ilustradas y 1 guía pedagógica. Desde 3 años.

Autonomía y aprendizaje

Sin embargo, ten cuidado, no debes sobreproteger al niño. En efecto, esta actitud podría hacerle perder la confianza en sí mismo, desanimarle o incluso hacerle pensar que no es lo suficientemente competente para tener éxito.

Si un niño es capaz de hacer algo por sí mismo, no tiene sentido ayudarlo a hacerlo; anímalo pero no lo haga solo. Maríaa Montessori, la famosa pedagoga italiana, resumió la actitud correcta con esta frase:

Ayúdame a hacerlo por mí mismo.

Acompaña al niño, hazle saber cuando está en el camino correcto y progresando, ofrece ayuda cuando no pueda hacer algo. Recuérdale que los errores son la base del aprendizaje, y valora cada esfuerzo que haga.

El desafío -y la dificultad- es que los padres demuestren que creen en sus hijos, en sus capacidades… pero que su amor no depende de los resultados de sus hijos. Esta es la primera y más importante misión de los padres: hacer que sus hijos entiendan que los aman incondicionalmente.

Demuéstrale que te preocupas por sus miedos y sus penas ofreciéndoles un atrapamiedos. El simple hecho de tener un compañero dedicado a ayudarla y acompañarla en sus emociones ya le traerá un gran consuelo. Y le ayudará a ganar confianza en sí mismo.

Atrapa miedos:Los niños tienen miedos, incertidumbres, angustias y muchas veces secretos. Este atrapa miedos les acompaña en la gestión de sus emociones. ¿El principio? El niño dibuja o escribe en un papel su problema y lo introduce en la boca y cierra la cremallera. ¡El alivio es inmediato! 3 modelos.

Pequeño atrapamiedos: Los mismos beneficios que su hermano mayor pero en talla mini.

Superhéroes con poderes:  Cada personaje representado por estas 6 magníficas piezas de madera ilustra un superpoder específico y un rasgo de personalidad positivo que puede integrarse en la vida cotidiana de los niños: resiliencia, amistad, fuerza, optimismo… Estos personajes pueden ayudar a los niños a lidiar con las preocupaciones o miedos que les son familiares.

 

Estos personajes también serán una gran forma de transmitir los valores que aprecias y abrir la discusión: ¡Papá dice que el verde es SuperEcológico! – Pero, no, ¡es Super Potencia! Este es SuperInteligente… ¡Te encantará ver a tus hijos darles nombres y usar su imaginación! Además, como cada super-héroes tiene un color y un detalle de vestuario diferente, ayuda a los niños a entender que cada uno tiene su propia personalidad, que son únicos. ¡Y que todos tienen un súper poder dentro de ellos!

¿Y tras la infancia?

Hablar con el adolescente

Durante la adolescencia, la confianza en sí mismo y la autoestima pueden verse gravemente afectadas. Un período de múltiples cambios y transiciones, una época de descubrimientos y dudas, el comienzo de la pubertad, varios cambios en las relaciones sociales… Hay muchos cambios en la vida de los adolescentes, y a veces son difíciles de entender y soportar.

Los adolescentes pueden tener grandes dificultades para comunicarse con el adulto y poner palabras a sus miedos, poner el dedo en la llaga de lo que sienten, etc. Para ayudarle a mantener un diálogo con su adolescente, le sugerimos varios juegos que le ayudarán a sentirse más seguro con sus propias emociones y a parecerse a nada, jugando con ellos, confiando en sus padres.

 

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]