Los problemas de sueño son muy frecuentes en los niños con discapacidad. Muchas veces provocan problemas en el seno de las familias, para el propio niño, pero también para los padres y los hermanos. Descubre varios consejos de expertos para ayudarle a dormir mejor. 

El sueño : ¿qué es exactamente?

El sueño es uno de los dos estados fundamentales que rigen nuestra vida día a día. Cuando dormimos nuestras interacción  con nuestro entorno disminuyen, mientras que nuestro cerebro, no descansa.

El ciclo del sueño dura alrededor de 90 minutos. Se compone de 3 estados sucesivos:

  • El sueño ligero en el que podemos ser despertados fácilmente incluso si nuestra actividad cerebral esta ralentizada.
  • El sueño lento profundo durante el cual nuestra actividad cerebral eta muy ralentizada.
  • El sueño paradoxal o rápido donde nuestra actividad cerebral esta muy cerca de el estado de soñar con una relajamiento muscular total.

En una noche, diferentes ciclos de sueño se encadenan.

Nuestro reloj biológico se fija a indicadores llamados » sincronizadores» como la alternancia luz/oscuridad, la actividad social, la hora de comer… La duración de nuestro periodo de adormecimiento es también un indicador ya que cuanto  más larga es nuestro día, nuestra necesidad de sueño es más importante. Es una regulación homeostásica.

Dormir: una necesidad esencial que varia con la edad

La necesidad de sueño de un niño varia según su edad. Mientas, que un bebe necesita dormir por la noche, también necesitará diferentes siestas durante el día. Se estima que a partir de 5-6 años, su sueño sera esencialmente nocturno. La duración de los ciclos de sueño varia igualmente con la edad del niño.

Los problemas de sueño: ¿cómo detectarlos?

El niño con discapacidad tiene frecuentemente problemas de sueño, más que otros niños. Sobre todo en tres tipos de problemas: insomnio, parasomnia e hipersomnia.

Tu hijo tiene problemas de insominio si:

  •  Le cuesta más de 30 minutos dormirse.
  • Se despierta varias veces durante la noche y no consigue dormirse de nuevo solo.
  • Se despierta muy temprano por la mañana.
  • Se queja de estar cansado durante el día.

Tipos de trastornos del sueño

  • Las parasomnias son manifestaciones durante el sueño. Pueden ser movimientos, palabras o fenómenos sensoriales. Este problema puede aparecer en el momento de dormirse o a lo largo del sueño (terrores nocturnos, sonambulismo, bruxismo, enuresia…)
  • La hipersomnias es un estado de somnolencia anormal durante el día, una tendencia al adormecimiento en momentos sociales como una discusión, la comida. Esta somnolencia puede estar ligada a condiciones del entorno, enfermedades o pueden ser de origen central como la narcolepsia o la hipersomnia ideopática.

¿Cómo ayudar al niño a dormir bien?

De manera general existen muchas soluciones según el perfil del niño, sus necesidades, el origen de sus miedos. Sin embarrgo, existen ciertas pautas comunes a todos como estar atento a circunstancias como la alternancia luz/oscuridad, la regularidad de las comidas y la hora de acostarse y de levantarse… Enseñar al niño a dormirse solo si se despierta por la noche, sin necesitar la compañía de los padres. La habitación debe ser para dormir, evitar las pantallas o las distracciones.

Consejos para ayudarle a conciliar el sueño

  • Si los problemas son debidos a una causa de su entorno, como por ejemplo el miedo a la oscuridad, la angustia de la separación, un acercamiento comportamental es lo más adecuado.  Procede progresivamente a explicarle que debe dormirse solo.
  • Si tiene problemas del ritmo circadiano, es decir, un desajuste entre su reloj biológico y el ritmo ordinario día/noche. En casos extremos, puede incluso tener una inversión entre el ritmo despierto/sueño y el ritmo día/noche. Para ayudarle, debes mostrarle «pistas de tiempo». Por ejemplo, por la mañana abra las persianas para que vea la luz del día a la misma hora todo los días. Durante el día, debe exponerse a la luz del día también.  Planifica sus sesiones de fisioterapia o de logopedia siempre a la misma hora. Evita el principio de la tarde y el final.
  • Al final del día no planifiques ninguna actividad física o juegos muy excitantes. El baño puede ser una buena preparación al sueño. Atención el agua no debe estar muy caliente y la pieza no debe estar muy iluminada.
  • Prepara una sesión de relajación antes de acostarle, en particular si tiene espasmos o le falta tonicidad muscular.

PAWZ – El perrito relajante: Pawz es un pequeño perrito que servirá de luz nocturna y de guía para que los niños regulen sus emociones a través de tres ejercicios de respiración guiada. Este relajante compañero les guía a través de 3 patrones de respiración inducidos por la luz: respiración cuadrada (luz verde), respiración 4×4 (luz azul) y respiración escalonada (luz amarilla). Esta atractiva actividad respiratoria anima a los niños a estar plenamente presentes y a ser conscientes de sus pensamientos y sentimientos.

PAWZ también tiene una función de luz nocturna con una selección de colores blanco, verde, azul, amarillo y púrpura, y una función de temporizador que puede ajustarse a 5, 15 o 30 minutos.

Soluciones para ayudarle a dormir

  • Ten una atención particular a proteger su habitación de los ruidos y de la luz. Si  no tiene persianas, como en los hoteles, utilice cortinas para oscuridad total.
  •  Si tu hijo tiene ansiedad, déjele una luz de referencia como la tortuga luminosa.
  • Si el niño es muy activo y sufre de estrés, evita los colores fuertes o con mucho contraste en su habitación. Opta por colores claros, pastel.
  • La comodidad de su cama es muy importante. Elige colchones y mantas en función de sus gustos. Algunos niños duermen mejor si sienten una presión de las mantas o de las sábanas.  Puedes optar por mantas con lastre o bien algún peluche con peso para poder concicliar mejor el sueño.
  • Problemas de reflujo gastro-esofágico, problemas cardíacos o respiratorios (la apnea del sueño) , se necesita levantar la parte superior de la cama, para dormir en posición un poco incorporada.
  • Si durante la noche tiene que realizar alguna cura o cambio de posición , hazlo de manera neutra, sin hablarle y sin iluminar la habitación.
  • Si tu hijo lleva corsé o aparatos fijos, no dude en consultar con un profesional que puede darle consejos muy útiles para mejorar su confort durante la noche.

>> Para saber más: Descarga nuestra infografía con consejos antes de dormir

¿Crees que tu hijo tiene trastornos del sueño?, ¿utilizas material específico para ayudarlo a dormir? Comparte tu experiencia con nosotros en comentarios. ¡Tu experiencia nos interesa!

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]