Los productos con peso o con lastre son herramientas utilizadas para el acompañamiento de las personas con desórdenes del proceso sensorial. Aportan una estimulación y un feed-back propioceptivo. Estos productos están generalmente presentes bajo el diseño de peluches, de cojines o de mantas de tallas y pesos diferentes. Hay incluso ropa lastrada y /o propioceptivas.

¿Por qué estimular el sistema propioceptivo?

Los productos con lastres reaccionan sobre el principio de la presión profunda. Esta estimulación propioceptiva intensifica las referencias del cuerpo y favorece, entre otros, una mejor conciencia corporal. Tiene también un efecto calmante en el sistema nervioso. Es la sensación de tranquilidad y de bienestar que sentimos después de un periodo de ejercicio o de masajes. Este estado favorece la disponibilidad y la concentración. Esta ligado también a la regulación del comportamiento y las emociones.

Un terapeuta ocupacional puede aconsejar actividades propioceptivas con el objetivo de normalizar la reactividad del sistema sensorial. En el caso de un perfil hipersensible o hiposensible, estas estimulaciones propioceptivas van a ayudar a convertir a los individuo menos sensibles en más tolerantes a los estímulos sensoriales.

>> Saber más: Discapacidad múltiple y la importancia del contacto físico

¿Cómo estimular el sistema propioceptivo con producto con lastre?

 

Estrellas de mar con lastre:  Estas dos estrellas de mar con lastre pueden separarse y utilizarse como cojines, pero también se combinan gracias a sus corchetes, como un chaleco. Dim. : 60 cm y 40 cm. Peso : 1 kg y 0,5 kg. Limpiar solo la superficie. 100% poliéster.

Mi animal: lagarto verde: El animal con lastre que favorece la calma y la concentración. Gracias a su peso, ayuda a los niños a tomar conciencia de su cuerpo en el espacio y a relajarse. Puede ponerse en la espalda, alrededor del cuello o en los muslos. Se recomienda una utilización máxima de 15 a 20 minutos por uso. Lavable a mano. Dim. 77 cm. Peso 2kg. Desde 3 años.

Los productos con lastre corresponden a una administración pasiva de la misma manera que los masajes. Hay que saber que cuanto más grandes son los músculos (por ejemplo los músculos del los muslos, con los de los dedos), la estimulación deberá ser más grande.  Por ejemplo, puede poner una manta pesada sobre un individuo sentado.

La presión profunda ayuda a una persona con desórdenes sensoriales a calmarse por sí mismo y relajarse para poder tratar las estimulaciones sensoriales. Así, cuando tiene una manta eléctrica encima el cerebro recibe las informaciones que le transmiten sus músculos y sus articulaciones sin que tenga ninguna conciencia. El peso suplementario de esta prenda resulta beneficiosa para los niños que se distraen fácilmente o con hiperactividad y a los que le falta concentración, aunque no hay ninguna evidencia científica que lo pruebe.

El cubrimiento propioceptivo o lastrado tiene propiedades calmantes similares. Durante su primera utilización, hay que tener cuidado: el niño debe siempre estar supervisados por un adulto. En efecto, la cubierta, según la talla puede cubrir  una gran parte del cuerpo. Pero no se la deja mientras duerme toda la noche.

De manera general, toda utilización de productos lastrados debe ser discutida con anterioridad con un terapeuta ocupacional que podrá aconsejarle y orientarle.

Colcha con lastre: Cuando la ponemos sobre nosotros, estas colchas con lastre aportan una sensación de calma estimulando el sentido propioceptivo. Se integran en las terapias de integración sensorial. Las miles de bolitas están repartidas de manera homogénea sobre toda la superficie para un mayor confort. Colores según stock. 2 tallas y pesos.

Manta con lastre -1,3 kg: Cuando lo ponemos encima del usuario aporta una sensación de calma estimulando el sentido propioceptivo. Se adapta también en las terapias de integración sensorial. Los millones de pequeñas bolas están repartidas de manera homogénea sobre toda la superficie para más confort. Colores según stock. Dim 38×31 cm. Desde 3 años.

>> Saber más: Qué es la hipersensibilidad

Elegir bien su producto con lastre

El peso y la talla

En este caso le aconsejamos también pedir consejo a su terapeuta ocupacional para afinar con él/ella las necesidades de su hijo y sus recomendaciones en cuanto a la utilización que hará del producto con lastre. Existen tablas de correspondencia según el peso y la talla de niño pero estas indicaciones no parecen suficientes.  Hay que tener en cuenta de verdad las necesidades de progreso de cada persona.

El tejido

Elija el tejido en función de la utilización que vaya a darle, pero también según el perfil de utilización. ¿Le gustan los materiales suaves? Si es así, porque no elegir materiales como la felpa. ¿Babea? Si es así opte por un revestimiento que no pueda absorber la humedad o en vinilo. Una buena solución es optar por una funda que pueda quitar para lavar. Puede hacerlo usted mismo o utilizar una funda de almohada de bebé.

Preocúpese también del dibujo de la funda o del producto con lastre. Una persona con hipersensibilidad visual no apreciará fácilmente un dibujo de colores vivos.  En Hop’Toys, hemos elegido sobre todo colores sobrios para las fundas y las cubiertas.

>> Saber más: Mi hijo es hiposensible: ¿Qué hacer?

Saco sensorial: Este saco sensorial aporta un sentimiento de calma y de serenidad creando una cabaña- refugio para calmarse inmediatamente. Solo necesitas desplegarlo e ¡introducirte a su interior! Aporta una sensación de compresión y resistencia con beneficios para los niños que tienen un perfil sensorial especifico, sobre todo aquellos portadores de trastornos autísticos, sensoriales o TDAH. Dim. 100 x 50 cm. En Spandex. Lavable a la mano. A partir de 3 años.

Otras ideas de juego y de actividades propioceptivas

Esta es una lista no exhaustiva de algunas actividades que aportan una estimulación propioceptiva:

  • Hacer una batalla de almohadas, chocar los cojines (nunca en la cabeza…).
  • Tire, ponga o transporte los objetos pesados, por ejemplo, libros, sacos de arroz, melones, el cesto de la ropa.
  • Haga rodar un balón suizo sobre el cuerpo del niño, masajes (darlos y recibirlos).
  • Proponga alimentos crujientes o que ofrezcan una resistencia en la boca.

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram