Los amigos imaginarios nacen de la creatividad y de la imaginación de los niños. Permiten a los niños expresar sus emociones y poner en práctica sus competencias sociales. Alrededor de dos niños de cada tres poseen un amigo imaginario: así que es posible ¡que el tuyo tenga uno en casa! 

¿Qué es un amigo imaginario?

Imagina que vuelves del trabajo y cuando llegas a casa, encuentras a tu hijo hablando solo. Te sientas a su lado y le preguntas con quién habla y te responde que estaba hablando con su amiga Clara, que está sentada a vuestro lado. La mayoría de las personas se asustan y se inquietan ante semejante respuesta…sin embargo es algo común en un niño de 5 años.

El hecho de ver, de entender, de hablar y de jugar con una persona a la que otros no pueden ver está generalmente considerado como una alucinación y un signo de trastorno psiquiátrico. ¡Pero es una cosa completamente normal en los niños! Estos amigos invisibles son llamados amigos imaginarios y están presentes en la vida de uno de cada tres niños. Estos amigos son el producto de la imaginación del niño y pueden ser de todas formas, tallas, colores y especies. Por ejemplo, un niño puede inventar a un amigo imaginario al que describe como teniendo características humanas, mientras que otro puede tener un amigo imaginario que es una pato azul que habla sólo en español.

El compañero imaginario forma parte del proceso de desarrollo normal, preparando la interiorización de la moral, la adquisición de los límites entre realidad e imaginario y la apropiación de la plaza del niño en el seno de su familia.

¡Según varios estudios, los niños qué se crean a compañeros imaginarios tienden a ser menos tímidos, a reír más  y a tener una creatividad y una imaginación mucho más desarrolladas! Los niños menos expuestos a las pantallas son los que tienen la mayoría de las veces amigos imaginarios, sin duda porque es en un tiempo de juego no estructurado en lo que el niño crea e inventa su personaje.

Los peligros de un amigo imaginario

>> Saber más: Las pantallas y los niños

¿Para qué sirven los amigos imaginarios?

Los adultos piensan que los niños inventan amigos imaginarios porque no tienen hermanos y hermanas, porque se sienten solos, y porque no tienen nadie con que jugar. Es falso. Por lo menos en parte: existen numerosas razones para las cuales el niño se inventa un amigo imaginario.

Compartir los sentimientos

Para ciertos niños, el amigo imaginario puede ser un mecanismo de adaptación, que va a utilizar para controlar su estrés, su ansiedad u otras emociones fuertes. Por ejemplo, en el caso de un niño que tiene padres que se separan, puede que el niño experimente un sentimiento de tristeza, de cólera, de frustración o de miedo. Un amigo imaginario también puede surgir en caso de experiencia traumatizante. En este caso, el niño puede inventar un amigo imaginario con quien podrá hablar de estos sentimientos y compartir su carga emocional

Ayuda para crecer

En otros casos, el amigo imaginario puede ayudar al desarrollo de las habilidades sociales. Uno de los signos más llamativos cuando un niño tiene un amigo imaginario es que habla como si estuviera con alguien y sin embargo está solo. Aunque esto no sea universal, lo que hacen los niños en estos casos, es practicar lo que se llama el discurso privado. En términos simples, el discurso privado consiste en hablar de manera audible, en voz alta.

En los años 1930, un psicólogo ruso del nombre de Lev Vygotski  emitió una hipótesis, según la cual los niños utilizan deliberadamente términos que ya consiguieron emplear con otras personas. En lugar de influir en el comportamiento de otro, ellos mismos se servirían de eso para controlar su propio comportamiento. En el curso de las décadas recientes, las investigaciones vinieron a apoyar la teoría de Vygotski sobre el modo en el que el discurso interior se desarrolla y adquiere poco a poco sus funciones. Su teoría sobreentiende que el monólogo silencioso, es una versión interiorizada de las conversaciones que tenemos con otros cuando somos niños en pleno desarrollo.

Cuidado y autoridad

Otra corriente es el de los niños confieren calidades y características humanas a un objeto como un peluche o una muñeca. Los niños que inventan estos tipos de amigos imaginarios tienden a hacerlo para experimentar papeles relacionales, como pretender ocuparse de una muñeca o ejercer un tipo de autoridad.

El modo en el que los niños juegan o hablan con su amigo imaginario puede decirte mucho sobre lo que sienten: da una visión de conjunto de las emociones interiores del niño, y te informa sobre sus intereses, sus deseos, sus temores u otras preocupaciones que pueda tener. No dudes en preguntarle para saber más sobre este amigo, pero intentando no perturbar su imaginación.

 

 por qué el niño tiene un amigo imaginario

>> Saber más: Honney Bunny, un verdadero amigo musical

¿Cuánto tiempo dura?

Que sirvan para hacer frente al estrés o simplemente para divertirse, los amigos imaginarios tienen un objetivo preciso y estarán presentes hasta que este objetivo se consiga. Por ejemplo, un niño puede jugar solo e inventarse un compañero únicamente para el tiempo de juego. No aparecerás más tras este momento de juego.

En otros casos, los amigos imaginarios pueden quedarse más tiempo. Si como el ejemplo anterior,  el niño utiliza a un amigo imaginario para hacer frente a la separación de sus padres, este amigo podría quedarse hasta que sus sentimientos se calmen.

La mayoría de las veces, los amigos imaginarios llenan un vacío hasta la edad de seis o siete años, cuando el niño comienza a integrar una vida social más rica. A partir de ahí, los amigos imaginarios se hacen más raros, aunque no completamente ausentes.

¿Cómo reaccionar ante los amigos imaginarios?

Aunque sirven para numerosos objetivos importantes en la vida de un niño, ciertos padres encuentran que estos amigos imaginarios pueden ser molestos o problemáticos. Aunque la inmensa mayoría de los niños comprenden que sus amigos imaginarios no son verdaderamente reales, pueden tratarlos y considerarlos como seres verdaderos y vivos. Uno de los errores a evitar es el de intentar entrar como padres en el mundo imaginario del niño, haciendo creer por ejemplo que el amigo imaginario acaba de decirle o de hacer algo. Haciendo esto, no sólo ponemos barreras a su mundo creativo, sino que lo mantenemos en su estado infantil y dependiente en lugar de acompañarlo en su desarrollo.

Hacer cosas para el amigo imaginario del niño

¿Tu hijo te pide preparar un plato en la cena para su amigo imaginario? En vez de hacerlo en su lugar, hay que invitar al niño ha ocuparse de la tarea: colocar los cubiertos, el vaso…De esta manera, aceptas su amigo imaginario y al mismo tiempo se utiliza para desarrollar las competencias del niño. 

Hablar a sus amigos imaginarios

Ciertos niños insisten en dar constantemente la opinión de sus amigos imaginarios. “Hay que con Clara”. También pueden pedirte que hables con su amigo imaginario en vez de con él/ella.  En este caso, puedes decirle : “Me gustaría que me digas tú lo que piensas, más que Clara”.

El amigo imaginario tiene un comportamiento inadecuado

A veces, los niños hacen o dicen cosas que no deberían y acusan sus amigos imaginarios. ” ¡Es Clara que ha pintado en la pared, no yo! ” ¿Cómo reaccionar? Dile que su amigo imaginario no ha podido decir o hacer una cosa igual. Pide al niño reparar su error. Le daremos una esponja, y pondremos un pequeño tazón de agua con jabón a su disposición. En estas situaciones, es importante, de escuchar lo que el niño tiene que decir y ayudarle a resolver su problema. Aunque estos amigos pueden no parecer muy simpáticos, le permiten al niño comprender el funcionamiento de las relaciones sociales.

>> Crear: Mi propia cabaña de cartón

el amigo imaginario del niño

 

¿Cuándo comenzar a preocuparse?

Si el amigo imaginario toma una plaza preponderante en la familia, en la que el niño piensa que su amigo ficticio verdaderamente existe, que esto se hace una fuente de preocupación, de miedo o de ansiedad, si el niño le dice que su amigo imaginario le pide pegarse o hacerlo a su animal de compañía, o a otras personas, esto puede indicar un problema más importante que sobrepasa el mundo creativo e imaginativo. Entonces no hay que dudar en consultar a su pediatra.

La inmensa mayoría de los niños conocen la diferencia entre su propia imaginación y la realidad. ¡ Por consiguiente, en la gran mayoría de los casos, estos amigos invisibles son sólo una manifestación de las capacidades increíbles de imaginación de los niños, que pueden por otra parte ser muy útiles para ellos!

 


Fuentes :
1 “El discurso interior, una ventana sobre el espíritu” Charles FERNYHOUGH, Pour La Science n°482, diciembre 2017

2 Maria Montessori
“Mi hijo tiene un amigo imaginario: ¿y si le ayuda a crecer? Paige DAVIS, The Conversation, 3 enero 2019 
“Los amigos imaginarios”, Eileen Kennedy-Moore Ph.D., Psychology Today, 31 enero 2013
“Entre angustia y creatividad: los compañeros imaginarios” Brune de Bérail y Sylvain Missonnier, Diálogo, marzo 2010, página 39 a 55

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram