¿Influye nuestro género en nuestras emociones? Para responder a esta pregunta, hemos recurrido a Natacha Butzbach, psicóloga especializada en la infancia y la crianza. La inclusión es uno de sus valores más fuertes, que defiende tanto en su práctica como en sus escritos. Por eso elegimos discutir con ella la cuestión del género, y más concretamente la influencia del género en el acompañamiento y el aprendizaje de la regulación de las emociones. A continuación encontrarás su análisis y conclusiones.

Los esterotipo persistentes

Seguro que ya has oído que un niño debe ser fuerte y no llorar. En cuanto a las chicas, se las percibe muy mal cuando se enfadan: ¡histéricas! – o no son lo suficientemente silenciosas.

Según estudios varios estudios, las niñas interiorizan más sus emociones (ira, ansiedad) que los niños. En otras palabras, expresan menos ira que los chicos. Mientras que los niños expresan mucho más sus emociones, y esto desde la primera infancia. También es interesante observar que las chicas expresan más emociones positivas que los chicos, especialmente a partir de la preadolescencia.

Sin embargo, parece que la edad, el contexto social y la percepción de las situaciones moderan los resultados de los estudios sobre las diferencias de género en la expresión emocional.

Pero, ¿cómo surgen estas diferencias?

Al igual que otros sujetos de la educación y la sociedad en general, los niños son víctimas de los estereotipos en sus expresiones emocionales y, por extensión, en sus experiencias emocionales.

Para ser más precisos, desde que nacen, los niños están sujetos, entre otras cosas, a los estereotipos de género que se definen de la siguiente manera:

Opinión generalizada o prejuicio sobre los atributos o características que poseen o deberían poseer las mujeres y los hombres y los papeles que desempeñan o deberían desempeñar. Un estereotipo de género se convierte en algo perjudicial cuando limita la capacidad de las mujeres y los hombres para desarrollar sus habilidades personales, seguir una carrera y tomar decisiones sobre sus vidas.

>> Saber más: Un anclaje sensorial para las emociones

Nuestras emociones están influenciadas por el généro

Así, la percepción de lo que debe o no debe ser un niño o una niña repercutirá en nuestro comportamiento hacia ellos e influirá en el desarrollo de su identidad y en sus expresiones emocionales. Ya se ha documentado ampliamente que nuestras actitudes repercuten en el comportamiento de los niños e incluso en su éxito académico. El efecto Rosenthal y Jacobson3 , más conocido como efecto Pigmalión, ha puesto de manifiesto este punto. Nuestros prejuicios sobre los niños influyen en su desarrollo. Por ejemplo, los niños que son percibidos como inteligentes y superdotados atraerán más atención positiva y estímulo, lo que les ayudará a progresar más.

>> Descarga: El kit de las emociones

Emociones de género

Se puede establecer un paralelismo con las cuestiones emocionales. Está casi prohibido que los chicos expresen emociones fuertes, ya sea alegría o tristeza, so pena de ser considerados anormales, o incluso de sufrir insultos homófobos. Para asegurar su integración social, se irán aislando de sus emociones y reduciendo sus expresiones. En cambio, la ira es una emoción aceptada e incluso valorada en los chicos. Desde una edad temprana, la ira se alimenta en su expresión más cruda con el pretexto de que «¡los niños hacen eso!

Las niñas, en cambio, son más reconocidas y valoradas por sus expresiones emocionales. Las mujeres son vistas como más sensibles, emocionales o empáticas. Gracias a estos estereotipos, las mujeres pueden comprender sus emociones y poner en práctica estrategias cognitivas de regulación emocional. Pero hay una emoción que está prohibida para las mujeres: ¡la ira!

 

¿Es la ira una emoción reservada a los chicos?

El diagnóstico de histeria sólo tiene un siglo de antigüedad, y el término se utiliza a menudo para desacreditar a las mujeres que expresan su ira con fuerza. Este desprecio por la ira como emoción en las niñas comienza muy pronto. Comentarios punzantes como «¡No estás guapa cuando estás enfadada o haces una rabieta!» y otras reacciones fuertes enseñan a las niñas a frenar su ira y, por extensión, a no oponerse con virulencia. Recuerda que la ira, como todas las emociones, sirve para algo: expresa la insatisfacción y utiliza la energía para ganarse el respeto. Abolir la capacidad de sentir y expresar la ira crea una postura sumisa en las niñas, que puede continuar en la edad adulta, creando víctimas ideales.

>> Saber más: TEA y trucos para prevenir y calmar las rabietas

una niña adolescente en cólera

La ira como sustituto emocional

No es posible, en mi opinión, evitar considerar los estallidos de ira en los niños y hombres pequeños como estallidos emocionales… inherentes al hecho de que no han podido experimentar libremente toda su gama emocional, y por lo tanto no son capaces de reconocer y nombrar sus emociones. Se ha reconocido ampliamente que los hombres desarrollan menos estrategias cognitivas para la regulación emocional. Lo que no se puede decir no se puede pensar… Recurren a la regulación emocional externa, como el uso de sustancias psicoactivas como el alcohol, el tabaco y la violencia física.

La falta de capacidad para reconocer las emociones, en uno mismo y en los demás, y la dificultad para regularlas crea reacciones violentas hacia quienes cuestionan sus percepciones. Como la ira es la emoción más destacada, se expresará primero en todas las situaciones incómodas.

Luchar contra los estereotipos desde edades tempranas

Es terrible ver los efectos de estos estereotipos de género en las relaciones sociales. Esto perpetúa una relación de sumisión/dominación entre mujeres y hombres. Esta dialéctica se expresa, por ejemplo, en las parejas y en la forma de llevar a cabo las relaciones sexuales. Pero también en la relación entre chicos y chicas en los juegos e interacciones más generales. Los chicos serán vistos como alborotadores y se tolerará el acoso discreto, como apagar la luz del baño. Esto se interpretará como una broma, o incluso se justificará porque es «amor duro».

>> Descarga: 10 Consejos contra el acoso escolar

Un chico intimida a una chica sentada en el suelo

Sensibilización en la escuela

En el patio de recreo , los niños ocupan la mayor parte del espacio, sobre todo para jugar a la pelota, de la que se excluye mayoritariamente a las niñas. Las chicas están al margen, son invisibles y tienen que limitarse a juegos silenciosos que ocupan poco espacio. Muchas escuelas, alertadas por los estudios sobre el tema, están creando ahora patios de recreo degenerados, para reducir la segregación entre niños y niñas.

¿Cómo podemos educar a nuestros hijos de esta manera?

Sin embargo, si el establecimiento de espacios es favorable, es necesario trabajar las emociones y los estereotipos de género CON los niños. ¿Cómo pueden las chicas escapar de esta lógica de sumisión si no son conscientes de que existe? ¿Cómo pueden los chicos ser conscientes de los sentimientos de los que les rodean si no se les enseña a ser conscientes de los suyos?

Todos los niños necesitan ser corregidos, es decir, que se les ayude a regular sus emociones. Esto es para aprender gradualmente a autorregularse. Se trata de un largo proceso que implica el reconocimiento de las emociones, la empatía y la propuesta de estrategias para superar las emociones fuertes. Pero también a través del comportamiento de los adultos que deben autorregular sus propias emociones. Esto afecta a ambos sexos.

Una transmisión difícil

Hoy en día, la dificultad proviene del hecho de que a los adultos les resulta difícil desprenderse de sus propios estereotipos, ya que ellos también han sido víctimas de ellos. En efecto, reconocer y poner en práctica alternativas en el acompañamiento de los niños es a veces una dura confrontación con la propia experiencia de niño y con las propias emociones reprimidas.

Creencias muy arraigadas

Gracias a la investigación en ciencias sociales y psicológicas, tenemos una comprensión más clara de la influencia de las creencias en el comportamiento de los niños y futuros adultos. La modificación de nuestros comportamientos y la democratización de una pedagogía no excluyente permitirán una mayor equidad en las relaciones sociales. Por último, parece esencial para la salud, tanto física como psicológica, de todos que la percepción de lo que es posible sea diferente de la binaria de las niñas y los niños, que están bien categorizados según sus respectivos intereses.

Una sociedad de género

Nuestra sociedad francesa, a través de nuestro lenguaje totalmente sexuado, tiene dificultades para trascender la binaridad. Así, refuerza los estereotipos de género. Los insultos sexistas y las consecuencias del sexismo afectan a todos los individuos. La educación de género explica, incluso hoy, por qué ciertas profesiones son más femeninas. Esto es especialmente cierto en el caso de las profesiones asistenciales. Mientras que otras son más masculinas, especialmente las profesiones técnicas o las que implican cuestiones de poder.

>> Saber más: Juegos para educar a la diversidad

Dos niñas haciendo bricolaje

Las diferencias de género en la comprensión emocional tienen un impacto duradero en las relaciones interpersonales. Si pasan desapercibidas en una pareja o en una amistad, resulta que al convertirse en padres se revelan todas las diferencias sociales ligadas al género.


Fuentes

Chaplin, T. M., y Aldao, A. (2013). Diferencias de género en la expresión de las emociones en los niños: Una revisión meta-analítica. Psychological Bulletin, 139(4), 735-765.
Para más información: https://www.ohchr.org/fr/women/gender-stereotyping
Robert Rosenthal y Kermit L. Fode, «The effect of experimenter bias on the performance of the albino rat», Behavioral Science, vol. 8, nº 3, 1963, pp. 183-189 (ISSN 0005-7940 y 1099-1743, DOI 10.1002/bs.3830080302)
Emmanuelle Gilles, La cour de récréation à l’épreuve du genre au collège, Géo Confluences, 21.01.2021
Clara Champagne, Ariane Pailhé y Anne Solaz, Le temps domestique et parental des hommes et des femmes : quels facteurs d’évolutions en 25 ans, Economie et Statistique, 2015


Natacha_Butzbach

Soy psicóloga especializada en atención perinatal y apoyo a los padres. Acompaño a los (futuros) padres en todas sus reflexiones sobre su paternidad y sus estados psicológicos. En mi perspectiva de la infancia y la paternidad, se hace hincapié en el cuidado de todos.
La paternidad es un camino de desarrollo personal. Mi objetivo es que todos se sientan lo mejor posible como padres, pero también como personas. Por eso, mi segunda actividad es escribir artículos y publicaciones, para apoyar al mayor número de personas posible.

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]