Ivor Lovaas, psicólogo noruego, es el creador del método ABA (Applied Behaviour Analysis). Este método forma parte de los programas de intervención temprana para personas con autismo. El método ABA permite aumentar o disminuir ciertas conductas existentes o iniciar y desarrollar nuevas conductas con la ayuda de reforzadores. El objetivo de este trabajo es permitir que los niños con trastornos del espectro autista progresen en su aprendizaje para aumentar su independencia. En este artículo, detallaremos uno de los procedimientos utilizados para enseñar un nuevo comportamiento: el procedimiento de encadenamiento.

¿Qué es el encadenamiento?

Cuando el niño tiene que aprender un nuevo comportamiento, el método utiliza dos procedimientos: el moldeamiento y el encadenamiento. El moldeamiento permite alcanzar gradualmente el comportamiento deseado mediante aproximaciones sucesivas. El niño es recompensado por sus progresos. El encadenamiento, en cambio, descompone el aprendizaje en varias «subunidades de comportamiento» que se enlazan entre sí en un orden definido.

El encadenamiento es especialmente útil para enseñar acciones complejas que requieren la realización de varias acciones pequeñas en secuencia. Cada acción depende del éxito de la anterior. Por ejemplo, para la acción «lavarse las manos», hay que «abrir el grifo», «mojarse las manos», «coger jabón», «restregarse las manos», «aclararse las manos», «cerrar el grifo», «coger un papel o una toalla», «limpiarse las manos». Así que la cadena consta de 8 acciones. Podríamos incluso ir más allá y desglosar el paso de «frotarse las manos» en diferentes pasos para frotarse bien las manos en todas partes. Por lo tanto, para enseñar una cadena de comportamientos, es esencial realizar primero un análisis de las tareas y determinar con precisión las diferentes pequeñas tareas que la componen.

 

 

Para enseñar una cadena de comportamientos, es posible utilizar diferentes procedimientos: encadenamiento hacia delante, encadenamiento hacia atrás y encadenamiento total. Hay que tener en cuenta que en la enseñanza de estos procedimientos, después de cada acción exitosa en la autonomía, se premia al niño con algo agradable para él (juguete, «bravo», etc.) para reforzar la conducta, y cualquier otra respuesta o comportamiento incorrecto se ignora o se corrige de forma neutra.

Encadenamiento hacia delante

En el encadenamiento hacia delante, en el primer intento, el niño con autismo será guiado a través de toda la tarea al principio, como en nuestro ejemplo anterior para las 8 acciones. En el segundo intento, el guía dejará que el niño realice la primera acción de la cadena de forma independiente. Si el niño lo completa con éxito, recibirá una recompensa. El niño será guiado por el resto de la tarea (las 7 acciones restantes en nuestro ejemplo).

Al tercer intento, el guía dejará que el niño realice la primera y la segunda acción de la secuencia de forma independiente. Si el niño las completa con éxito, recibirá una recompensa. El niño será guiado por el resto de la cadena.

Al cuarto intento, el guía dejará que el niño realice los 3 primeros pasos de la cadena de forma independiente. Si los completa con éxito, recibirá una recompensa. El niño será guiado durante el resto de la tarea. Y así sucesivamente, hasta que la tarea pueda completarse con plena autonomía.

Encadenamiento hacia atrás

Para el procedimiento de encadenamiento hacia atrás, hacemos casi lo mismo. En primer lugar, se guía al niño a través de toda la tarea. A continuación, cuando se repite la tarea, se guía al niño a través de la misma, dejándole que realice la última acción de la cadena de forma independiente. Si tomamos el ejemplo de la cadena de lavado de manos, guiamos al niño a través de las primeras siete acciones y luego dejamos que realice la última acción, «limpiarse las manos», de forma independiente.

En el segundo intento, el niño será guiado a través de las 6 primeras acciones y tendrá que realizar las dos últimas de forma independiente, es decir, «coger un papel o una toalla» y «limpiarse las manos». Esto continúa hasta que toda la cadena se completa de forma independiente.

 

Encadenamiento total de la tarea

El encadenamiento total de la tarea se aplica cuando el niño domina parte de las acciones que la constituyen. Por lo tanto, se guía al niño en ciertas partes de la tarea y se le deja hacer las partes que domina de forma independiente. La orientación sobre las partes que el niño no dominaba al principio se reduce gradualmente en función de sus progresos. El refuerzo se da al final de la cadena.

 

Fuentes :
Capítulo 7 – Cómo se crean y se crean nuevos comportamientos, L’Analyse du Comportement et ses Applications, sitio web de Olivier Bourgueil
Autismo, método de aprendizaje A.B.A, Agir pour l’autisme, 27 de mayo de 2019
Accompagner vers l’autonomie, Jean-Philippe Piat, Aspie Conseil, 1 de agosto de 2020

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]