Marion Lafon es psicomotricista y también trabaja como consejera matrimonial y familiar. En este artículo sobre el dolor, Marion nos da sus consejos sobre cómo apoyar a los niños, adultos y ancianos que sufren dolor y explica las consecuencias para la sensorialidad de los niños.

Preguntarse sobre los propios sentimientos del niño

En primer lugar, tengamos claro que no se trata de jerarquizar o categorizar el dolor, sino de preguntarnos por los propios sentimientos del niño. Lo que puede parecer una simple «pupa» puede haber generado sentimientos dramáticos para el niño, al igual que una lesión grave a ojos de un tercero puede no haber causado un dolor traumático.

El dolor genera emociones intensas

El dolor puede generar emociones intensas, sobre todo de miedo y de inseguridad. El fuerte impacto físico y emocional del dolor creará un trauma más o menos importante y, por tanto, materializará el evento en el cuerpo del niño. Al igual que la psiquis puede establecer defensas, el cuerpo también reacciona. Los cinco sentidos se ponen en alerta e incluso en un estado de hipervigilancia.

A continuación, el organismo hace una pausa y toma una fotografía del estado psicomotor del niño en ese momento. Después, por ejemplo, la visión de ciertas cosas u objetos puede remitir directamente al suceso traumático o incluso llevar a revivir el dolor que se sintió en ese momento. Es la memoria corporal. El hecho de ver sangre o algún otro objeto que estuviera en el lugar del trauma puede ser el desencadenante, pero también un color o una persona.

Lo mismo ocurre con los olores, incluso los que pueden parecer inofensivos para el niño, como el perfume de alguien, el olor a lluvia o a gasolina. También pasa igual con los sonidos, los sabores o el tacto. De esta forma, la memoria corporal puede remitir al niño al trauma que haya experimentado durante más o menos tiempo, desde unos minutos hasta varias semanas o incluso varios años tras el suceso, dependiendo de la carga traumática del mismo. Cuanto mayor sea la carga emocional y/o corporal, más tiempo durará el trauma. La sensorialidad del niño se ve entonces perturbada.

>> Niño no verbal: Cómo identificar su dolor

Las consecuencias del dolor en la sensorialidad del niño

>> Hipersensibilidad: ayudar al niño a soportar la ropa

Consejos para ayudar a tu hijo

Es importante respetar las refracciones y las atracciones sensoriales del niño. Evidentemente, la comunicación desempeña un papel fundamental. Hay que animar al niño a hablar de sus sentimientos corporales y emocionales para determinar junto con él lo que es bueno para él y lo que no puede tolerar en ese momento.

Esta comunicación afectuosa también permitirá reconstruir sólidamente su envoltorio psicocorporal, así como su sensación de seguridad. El sitio web de HopToys cuenta con secciones de « sensorialidad » y « espacios multisensoriales» que ofrecen material de estimulación táctil, visual, auditiva y olfativa.

Los productos de masaje, de relajación, los productos vibratorios y las mantas con lastre son especialmente interesantes para este problema, al igual que las columnas de burbujas, las fibras ópticas y los difusores. Lo más importante es que el niño pueda elegir los objetos sensoriales que se adaptan a sus necesidades.

Todo esto, por supuesto, también se aplica a los adultos y a los ancianos. Ya sea por un accidente, un problema de salud, una experiencia como el parto o un abuso físico, el dolor puede aparecer a cualquier edad. Ciertos tipos de discapacidad pueden dar lugar a diferentes percepciones del dolor, pero cualquier ser vivo que experimente dolor puede experimentar una alteración sensorial. Por eso es importante estar informado, comunicar sobre el dolor, escuchar y no trasladar nuestras propias necesidades a las personas que cuidamos.

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]