Hace un tiempo hablamos sobre el modelo Denver en el blog, un modelo de intervención precoz del autismo creado por S. Rogers y G. Dawson.  Esta vez seguimos ampliando la información para ayudarte a poner en práctica el modelo (ESDM) y de forma concreta.

Objetivo del Modelo Denver

Persigue ofrecer a cada niño mayores oportunidades de interacción social conscientes, estructuradas e individualizadas en entorno natural y a través del juego, convirtiendo a los padres en principales protagonistas y dotándolos de estrategias para potenciar su comunicación e imitación. ¿Cómo? Favoreciendo un juego interactivo, trabajando en la aparición o desarrollo del lenguaje recíproco para aumentar su autonomía y cognición.

 Estrategias terapéuticas principales

1- Definir un programa evolutivo adaptado al perfil del niño ( en 4 niveles) que comprenda las principales áreas de desarrollo:

  • Expresiva
  • Receptiva
  • Imitación
  • Cognición
  • Motora

2- Elaborar un programa específico para cada niño basado en sus fortalezas y debilidades. Generalmente se realiza en un periodo de 12 semanas cuando la intervención es intensiva.

3- Incluir un enfoque interdisciplinar y coordinado entre los diferentes especialistas: psicólogo, educador especial, logopeda, terapeuta ocupacional, etc.

Materiales

Para trabajar la comunicación:

Existen recursos como el Libro parlante, un libro muy particular que nos permite crear cuentos e historias adaptadas que combinan imágenes con voz. En sus páginas se pueden poner fotografías, imágenes, pictogramas e incluso los propios dibujos del niño, así que es totalmente personalizable. Un juego indicado para trabajar la comunicación son las Cartas Webber sobre los alimentos, mediante las cuales se pueden hacer asociaciones, comparaciones… y nos permiten enriquecer el vocabulario.

Para trabajar la imitación y los gestos:

Contamos con juegos de mímica como las cartas Pantomima con las que conseguimos que los niños deben simbolizar, a través de gestos o mímica lo que representan las cartas de manera lúdica o de muecas como el Muecas, un juego para reproducir con mucha fantasía las muecas indicadas en las cartas con el objetivo de que el resto de los jugadores las adivine. Además de trabajar la imitación también permite desarrollar la motricidad buco-maxilar y el tono muscular de la zona orofacial.

>> Saber más sobre le método Denver en autismo

Para trabajar y reconocer las emociones:

Para ello las Marionetas de la emociones pueden ser un buen comienzo para captar la atención del niño y atraer su mirada, además de fomentan la imaginación y facilitan la comprensión de las emociones. De la misma manera, los Emotiblocks, un juego con 18 piezas intercambiables, permiten crear personajes graciosos y simpáticos, para ayudar a los niños a familiarizarse con las emociones básicas.

Para fomentar la autonomía existen soportes visuales como el Time Timer Mod por un lado, un reloj que ayuda a comprender el transcurso del tiempo de forma visual indicando el tiempo que queda para finalizar una actividad. Ideal para los niños con dificultades para comprender la noción del tiempo pero también para facilitar las transiciones.

Por otro lado tenemos el Idéo Picto – Juego de Inicio, un sistema de pictogramas magnéticos muy intuitivo y personalizable para que el niño aprenda a lavarse las manos, cepillarse los dientes, bañarse o vestirse solo y pueda ser más autónomo.

El juego de ¿Dónde se hizo pupa? permite trabajar el lenguaje recíproco, facilitando al niño con TEA la comunicación con su interlocutor en una situación concreta: cuando le duele algo. De esta manera conseguimos una respuesta al mensaje interrogativo de «¿Dónde te duele?».

En el ESDM el adulto implementa un estilo de interacción que intenta captar la atención del niño hacia la cara, la boca, los gestos, la mirada de la persona (orientado al mundo social); a la vez que facilita situaciones claras y conductas sociales comunicativas que ayudan al niño a saber cómo responder socialmente.

Por último, por ejemplo del uso de reforzadores directamente relacionados con los objetivos del niño.

Las Fichas de recompensa permiten hacer el seguimiento de los esfuerzos del niño sobre una tarea o comportamiento a través de atractivas y prácticas pegatinas que motivarán el niño a realizar una tarea. Otra manera de llevar a cabo el refuerzo positivo es mediante los Tampones de tinta, los cuales nos permiten seleccionar el color y la forma que más nos guste.

 

 

Fuentes:

– Dawson, G., Rogers, S.J., Munson, J., Smith, M., Winter, J., Greenson, J., Donaldson, A., & Varley, J. (2010). Randomized, controlled trial of an intervention for toddlers with autism: The Early Start Denver Model. Pediatrics, 125, e17-e23.

– Rogers S. and Dawson G. (2010) Play and Engagement in Early Autism: The Early Start Denver Model. New York: Guilford Press. *Versión en español disponible a través de Autismo Ávila.

– Rogers SJ, Dawson G, and Vismara L. (2012). An Early Start for your Child with Autism. New York: Guilford Press.

– Díez-Juan, María (2017). Buenas prácticas del modelo Denver (ESDM) de Atención temprana. Talleres de formación del IV Congreso Internacional de Autismo de Murcia.

– Ibáñez López, Pilar y Mudarra Sánchez, Mª José (2014). ATENCIÓN TEMPRANA. DIAGNÓSTICO E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA. Editorial UNED.

Redactora de temas de interés para el blog de Hop'Toys

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]