Tras las vacaciones y los momentos de disfrute entre familia o con los amigos llega el momento de la vuelta al cole. La mayoría de los niños pasan muchas horas en el colegio y por ello el docente y los profesores se convierten en una figura decisiva en su vida.  Los profesores son una pieza clave para detectar los trastornos, entre ellos la tartamudez.

 

Qué es la tartamudez

La tartamudez se puede describir como un desorden en la fluidez normal del habla, que afecta la comunicación. Tiene su máximo desarrollo entre los 2 y 5 años.

A día de hoy hay 72 millones de personas en el mundo y en España, en concreto, 476 mil personas. Según estudios realizados han demostrado que el “traumatismo escolar” es la causa más frecuente para que el trastorno de la tartamudez se convierta en crónico y aumentar todas sus complejas consecuencias psicológicas.

Desde la Fundación Tartamudez, se dan una serie de consejos a los profesores y docentes para detectar los signos de alarma en el alumno. Es indispensable, ante una situación de duda, comunicar con los padres del niño para derivarlo a un profesional.

 

Signos de una posible tartamudez

  1. El niño tiene dificultad para comenzar a hablar
  2. Hace esfuerzos cuando habla
  3. Cambia palabras
  4. Tiene tendencia a sentarse al final de la clase o esconderse (timidez exacerbada)
  5. Sus respuestas suelen ser monosílabas
  6. Baja la mirada cuando se le pregunta en clase
  7. Es reacio a salir a la pizarra o tomar la palabra
  8. Cambios de intensidad y frecuencia de la voz
  9. Pausas, interjecciones y/o muletillas en un número mayor al habitual.

Estos signos de alarma no significan sistemáticamente una tartamudez pero merece una atención para descartarla.

 

Consejos para los profesores

Frecuentemente los docentes se preguntan qué actitud deben tomar cuando tienen en su aula un niño con disfluencias. ¿Cómo ayudarlo?, ¿debo hacerlo  leer?, ¿le ayudo a terminar la frase?. Aquí os presentamos un os cuantos consejos para saber cómo actuar con un alumno que tartamudea:

  1. Déjalo terminar la frase sin ayuda y sin prisa.
  2. Dale tiempo para que se sienta cómodo para expresarse
  3. Hablarle con frases cortas y con un lenguaje fácil
  4. Introducir una comunicación no verbal con el alumno
  5. Formularle preguntas una a una y sólo las necesarias.

>> Descarga: Kit de actividades para la tartamudez

Ideas de juegos para superar la tartamudez

  1. Buzzers Grabadores: puedes utilizarlos para que vea cómo habla despacio y la diferencia cuando habla rápido. Otra idea de actividad es cantar con él para comprobar que el tartamudeo desaparece y explicarle que es por una gestión distinta de la respiración.

2. Juegos de soplo: ya que ayudan a fortalecer los órganos fonadores. Descubre la selección completa de juegos de mesa, juegos con burbujas o  instrumentos musicales específicos como flautas nasales o flautas que funcionan tanto con la inspiración como con la expiración para evitar frustraciones y que trabajen motivados.

 

3. Ejercicios de respiración: hacer una respiración profunda en la que el aire llegue al diafragma o a la tripa.

4. Juegos de palabras. Es muy divertido y consiste en que los padres comienzan una frase, paran y piden al niño que él la termine. La repetición de diferentes palabras y hablar despacio son fundamentales para que los niños poco a poco superen el problema de la tartamudez.

Te presentamos nuestro Mono que repite: Un mono muy suave y divertido que repite todo lo que decimos. Disfruta con él hablándole fuerte o bajito, articulando correctamente, hablar rápidamente o cantar. ¡Un montón de risas garantizadas!

 

 

 

Para saber más te invitamos  a descubrir nuestra sección especial Maestros para inspirarte en este comienzo de curso

 

 


Fuentes:

Guía para docentes. Fundación Española de la Tartamudez. 

Cosas de educación.

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram