Algunos niños tienen dificultades para sonarse la nariz. En el método Montessori, se incita a los padres a enseñar a sus hijos “cómo sonarse” descomponiendo las etapas (coger el pañuelo, ponerlo en la nariz, sonarse una lado de la nariz, etc.) para que después pueda imitar la acción. Pero algunos no entienden cómo podemos expulsar aire por la nariz y sólo consiguen aspirar. Si es tu caso, descubre nuestros trucos y ejercicios lúdicos. El objetivo es encontrar lo que le gusta y le motivará en definitiva a aprender a sonarse solo.

1. Etapa: saber soplar por la boca

Antes de nada, el niño debe saber soplar por la boca. Si tu hijo tiene dificultades para este aprendizaje, estos son algunos ejercicios para soplar divertidos. Para encontrar otras herramientas en función de los gustos de tu hijo, visita nuestra sección con muchos más juegos divertidos. Te dejamos algunos juguetes a modo de ejemplo:

pajitas-pajaro-x-31

Con las pajitas pájaro pedimos al niño que haga grande burbujas en un vaso lleno de agua

juego-de-soplo-4-en-11

Con el juego de soplo 4 en 1 ¡diviértete marcando goles!

 

Multi trompeta para burbujas:¡Una simpática trompeta que crea las burbujas más bonitas! Haz ejercitar el soplo de una manera lúdica y colorida. El más mínimo soplo impide o bien permite la formación de decenas de burbujas. Herramienta ideal para el trabajo progresivo del soplo. Incluye botella de líquido de burbujas 250ml. Dimensión: 15 cm. Desde 3 años.

Tommy el silbador:  No es necesario soplar mucho con Tommy el silbador: basta con espirar o inspirar despacio para oír un tututu muy suave. A los niños les encanta porque no emite sonidos agresivos y porque hace trabajar el control de la respiración (respiración e inspiración) jugando. Dim. 11 cm.Desde 3 años.

2. Etapa: aprender a soplar por la nariz… cerrando la boca

En cuanto tu hijo sepa soplar por la boca, puede atacar el mismo aprendizaje por la nariz sabiendo que la dificultad residirá en que consiga distinguir entre el soplo de la boca y de la nariz. Esta es una selección de 3 ejercicios a probar fácilmente en casa.

1 – Retoma el ejercicio con las pajitas en el vaso de agua. Haz soplar a tu hijo con la boca y después bloquea la pajita ejerciendo una presión con los dedos. Resultado: la presión del aire en la pajita conlleva automáticamente una espiración por la nariz del niño.

 

 

2-  Con la flauta nasal, soplamos por la nariz para jugar, y cambiando la forma de la boca, cambiamos los sonidos.

3  – Pon una pluma, o algodón o harina en una mesa y pídele soplar pero solamente con la nariz. En este ejercicio es indispensable apretar bien los labios o poner la mano en la boca. Sino, no cierres bien la boca del niño ejerciendo una presión en el mentón.

3. Etapa: sonarse con autonomía

Damos el pañuelo al niño para que lo coja con las dos manos. Si el niño no tiene capacidades motrices suficientes, los padres le ayudarán. El niño bloqueará un lado de la nariz y soplará fuerte por el otro lado. Si le cuesta, continúa con los ejercicios anteriores o hazlo a la misma vez que él, etapa por etapa.

Os dejamos un video de cómo enseñarle a los peques a sonarse la nariz:


 

 

 

Redactora de temas de interés para el blog de Hop'Toys

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram