¿Quién no ha oído nunca el dicho «la música ablanda el corazón»? Esta expresión, atribuida a Aristóteles (Política-Libro V), implica que la música tiene un efecto sobre la moral por sus virtudes educativas y calmantes. ¿Virtudes educativas? ¿Podríamos, en este caso, imaginar el uso de la música como herramienta de estimulación cognitiva o en el desarrollo del aprendizaje? Investigaciones recientes han puesto de manifiesto los vínculos entre la música y los problemas de aprendizaje. Así que veamos cómo la música y la logopedia funcionan juntas y sus beneficios en el tratamiento de los problemas de aprendizaje. 

La música como fuente de felicidad y motivación

Numerosos estudios han demostrado la conexión entre la música y las emociones. Cuando se disfruta de la música, al igual que con cualquier actividad que nos guste, se produce una reacción neuroquímica en nuestro cerebro, que da lugar a la liberación de hormonas asociadas al placer, como la dopamina y la oxitocina. Ya sabes, esas hormonas que conocemos como las hormonas de la felicidad o del amor1. También se han realizado trabajos para observar los efectos de la música en el rendimiento motor y/o deportivo. La mayoría de los estudios demuestran que escuchar música «motivadora» durante, antes o después del ejercicio influye en el rendimiento deportivo.

Terapia a través de la música de los trastornos del habla

Como ya se ha dicho, el simple hecho de escuchar música tiene un poderoso efecto en el cerebro, pero es la práctica activa de un instrumento lo que ha demostrado ser eficaz en la rehabilitación de los trastornos del TDC. Algunas investigaciones se han centrado en la contribución de la práctica musical a las capacidades cognitivas3 .  Otros estudios han destacado los beneficios en diversas áreas como las habilidades temporo-espaciales, las matemáticas, la lectura, el desarrollo del habla y la inteligencia general4 . La beneficiosa contribución de la música a muchos procesos de aprendizaje ha sido demostrada en varias ocasiones por los neurocientíficos. En particular, han destacado los vínculos entre la música y el lenguaje. El lenguaje y la música comparten las mismas redes neuronales.

>> Leer más: «Neurociencia: los beneficios de la música

 

«Un niño que aprende un ejercicio musical con un instrumento conecta la visión, el oído y la motricidad. Esto permite el desarrollo de circuitos importantes para la lectura, el cálculo y la escritura», explica el neurólogo Michel Habib. Son precisamente estas mismas funciones las que se utilizan para aprender a leer y escribir.

Dos investigadores estadounidenses han demostrado que la exposición temprana a los ritmos musicales conduce a una notable mejora del lenguaje y del habla. Algunos métodos de enseñanza, como el método Montessori, también han integrado los beneficios de la práctica musical en su enseñanza.

Des tambours pour les enfants

Super támbor : Este tambor simple y muy estable, con piel de silicona sólida, produce un sonido de resonancia suave. ¡Perfecto para una divertida introducción al ritmo! De plástico y silicona.

Baby drum : El Baby Drum incita al peque a explorar el universo musical. Puede presionar ligeramente y cada círculo colorido va a emitir un sonido de batería diferente y comenzar una animación luminosa. Incita al niño a gatear y hacer rodar el Baby Drum para disfrutar del espectáculo de sonido y luz.

Música y logopedia

La musicoterapia se refiere a «cualquier terapia que utilice procedimientos musicales». Se basa en la utilización de la música como soporte de la emisión gestual, motriz, vocal y verbal. Pero también como vector emocional y sensorial. Las aplicaciones terapéuticas de la música son múltiples. La música es un medio de expresión y comunicación accesible al mayor número de personas.

La música puede ayudar en el manejo general de los trastornos del TDAH y del TDAH en particular. Sin embargo, no sustituye el trabajo de los logopedas y debe utilizarse como complemento del control periódico. La logopedia utiliza la música para ayudar a desarrollar la conciencia fonológica, pero también para mejorar el lenguaje y controlar la atención.

Pistas para los trastornos DIS

Para la dislexia

La dislexia es un déficit duradero y significativo en el lenguaje escrito. Los niños disléxicos a menudo no pueden distinguir entre letras que se parecen y sonidos que suenan igual. Este es el caso de b y d o t y d, por ejemplo. Esta diferenciación, que puede parecer trivial, requiere una excelente sincronización neuronal.

A través de la música, el niño se expone al procesamiento del sonido. Les resulta más fácil tomar conciencia de las variaciones de ritmo y amplitud de sonido que encuentran en el habla cotidiana. La reproducción de ritmos, melodías y canciones mejora su memoria de trabajo.

Se pueden utilizar uno o varios Boomwhackers para los juegos rítmicos. Este original instrumento consta de 8 tubos de diferentes longitudes y colores, para 8 notas. El color de los tubos permite enseñar música sin utilizar la teoría musical. Los tubos producen un sonido cuando se golpean contra un objeto o una parte del cuerpo. Este producto es ideal para el trabajo en grupo, ya que estos originales instrumentos también facilitan la escucha de los sonidos.

 

Musique et apprentissage avec les Boomwhackers

Los tubos Boomwhackers de Hop’Toys son muy originales. Tienen unos colores muy chulos y al tocarlos con una parte del cuerpo o con algún elemento producen diferentes sonidos.

Marta Prada, mamá y creadora del blog Peque Felicidad

Para la dispraxia

Los juegos de ritmo pueden ayudar a los niños con trastorno del desarrollo de la coordinación (TDC, también llamado dispraxia) a aprender a separar la izquierda y la derecha, los brazos y las piernas. Más adelante, cuando practiquen los instrumentos, podrán trabajar la destreza manual primero con el carrillón y luego con el instrumento que hayan elegido.

Un enfant joue avec des instruments de musique en bois

Descubre los instrumentos con la maleta de percusión. El maletín incluye varias tarjetas descargables para diversas actividades.

Niños con TDAH

Para los niños con TDAH, la música suele ser un catalizador. Tocar música puede enseñarles a hacer varias cosas a la vez: cantar y reproducir un ritmo, acertar con el tempo, etc. También permite una variedad de actividades: algunas auditivas, otras motrices, que pueden ofrecerse durante las sesiones de sensibilización musical. La música es un medio excelente para mejorar el autocontrol y la gestión del estrés, fomentar las habilidades sociales e inculcar la curiosidad y la motivación. Los progresos visibles conducen a la mejora de la autoestima.

Sea cual sea el tipo de actividad musical que se ofrezca, es importante hacerla divertida para que el niño siga motivado y quiera continuar.

La música en el tratamiento del autismo

La implicación de las funciones cognitivas

Hay tantas personas con autismo como formas de autismo. Por ello, se le denomina de forma más generalizada espectro autista. Se trata de un trastorno del neurodesarrollo caracterizado, según el DSM-5, por «déficits de comunicación e interacción social» y «comportamientos e intereses restringidos y repetitivos». Los niños con TEA suelen tener dificultades para representar su esquema corporal y descubrir su entorno. La música puede ser un buen estímulo en estas áreas.

La música como herramienta de autorregulación

Se sabe que la música tiene un efecto sobre las emociones, aumentando la sensibilidad, la receptividad, la atención y la comunicación. Así, puede mejorar el estado de alerta, calmando la agitación excesiva, por ejemplo. También puede ayudar a regular las emociones negativas y moderar la expresión física de los estados de ánimo.

El uso de la dinámica y la coordinación de los movimientos corporales también puede ayudar a mejorar la propiocepción y, por tanto, la conciencia corporal.

En el caso de las canciones, que combinan música y palabras, escuchar los ritmos y las palabras puede facilitar el desarrollo futuro de la capacidad de hablar del niño, pero también llevar al niño con autismo, al que se le da confianza, a una comunicación clara.

Alzheimer y música

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que deteriora progresivamente las facultades intelectuales y las capacidades de adaptación de las personas afectadas. ¿Qué tiene que ver esto con la musicoterapia?

Actuar sobre la memoria y los recuerdos

Ahora sabemos que la música estimula el cerebro y que tiene un efecto en el desarrollo del aprendizaje. Estudios recientes han demostrado que la música, y en particular el canto, también afecta al sistema cognitivo de los enfermos de Alzheimer, actuando sobre la memoria y el recuerdo.

La música, al actuar sobre los pensamientos positivos, ayuda a revivir ciertos sentimientos y emociones experimentados. Al activar el sistema de recompensa, favorece la producción de «hormonas del placer» y, por tanto, ayuda a reducir la ansiedad, la angustia y la agitación de los pacientes. La música es también un excelente medio de comunicación con las personas que nos rodean y, por tanto, reduce el aislamiento social.

Música y neurociencia

En nuestro artículo «Neurociencia: los beneficios de la música», mencionamos los trabajos de Hervé Platel, profesor de neuropsicología de la Universidad de Caen. Sus investigaciones han demostrado que la música es sorprendentemente bien retenida por las personas con amnesia grave. En el caso de la enfermedad de Alzheimer en particular, las personas que escuchan música son capaces de tararearla varios meses después. Parece que el cerebro tiene una memoria musical inconsciente muy potente.

Des personnes âgées et des membres du personnel soignant jouent d'instruments de musique

>> Descubre otras actividades para estimular a los enfermos de Alzheimer

Los poderes de la música son increíbles. ¿Cómo integras la música en tu vida diaria? ¿Apoyas tus actividades o las de tu hijo con ella? No dudes en compartir su experiencia en los comentarios.


Fuentes :
1 Anon. La dopamina o por qué la música sienta bien. Registro de salud. 22.01.2011
2 H.Chtourouab W.Briki A.Alouiad T.Drisse N.Souissia A.Chaouachia. Relación entre la música y el rendimiento deportivo: hacia una perspectiva compleja y dinámica. Science Direct. 03.06.2015
3 M. Habib M. Besson. Lenguaje, música y plasticidad cerebral: perspectivas para la rehabilitación. Semantic Scholar. 2008
4 E. Glenn Schellenberg. Las clases de música mejoran el coeficiente intelectual. Revistas SAGE. 08.2004
5 T.C. Zhao P.K. Kuhl. La intervención musical mejora el procesamiento neural de los bebés de la estructura temporal en la música y el habla. RsearchGate. 05.2016
6 G. Ducourneau. Elementos de musicoterapia. INFORMACIÓN DE CAIRN. 2014

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]