Los estudios demuestran que los niños, hasta los 12 años de edad aproximadamente, son ante todo y sobre todo aprendices kinestésicos, en otras palabras, aquellos que aprenden a través del tacto. De hecho, este sentido, que es particularmente demandado durante la primera infancia, tendrá repercusiones a corto y largo plazo en el desarrollo infantil. Es a través del contacto táctil que los recién nacidos descubren su entorno, crean un vínculo con sus padres y comienzan a expresarse y a hacer comprender sus necesidades y deseos.

 

El tacto, un sentido esencial

El bebé se expresa al 80% a través de los movimientos de su cuerpo. Cuanto más se desarrolla el sentido del tacto en el niño muy pequeño, más se le permite utilizar este sentido. Los vínculos que tendrá con el mundo que le rodea serán más fuertes y podrá, de forma progresiva, adaptarse a su entorno. El lugar de los padres y el séquito es muy importante para solicitar el sentido del tacto del niño. En efecto, al ofrecer contactos adecuados y permitir descubrimientos táctiles, el bebé desarrollará sus capacidades emocionales, intelectuales y sociales.

 

 

Se ha demostrado que los bebés que tienen más contacto táctil con sus padres tienen un desarrollo cerebral más rápido en los primeros seis meses en comparación con los niños pequeños que reciben una interacción táctil limitada. La mejora del desarrollo cognitivo del niño a través del tacto dura incluso más allá de su octavo cumpleaños, lo que subraya la importancia de las interacciones táctiles positivas (es decir, abrazos, caricias…).

Como dice María Montessori en su libro El Niño:

El órgano motor que caracteriza al hombre es la MANO. Está al servicio de la inteligencia.

Desde los primeros momentos de la vida, el niño descubre el mundo que le rodea a través del tacto. Tocando la piel de su madre, rozando los alrededores de su cuna, aferrándose a un dedo estirado. Esta capacidad de explorar el propio entorno a través del tacto tiene incluso su origen en la vida intrauterina, porque este sentido es la primera capacidad sensorial que aparece en el feto.

Para interactuar con adultos u otros niños, él o ella buscará primero el contacto físico, con habilidades motoras finas que se desarrollan mucho antes de hablar. De los 4 a los 6 meses de edad, el niño tratará de transmitir mensajes o expresar su deseo mediante un abrazo, y más tarde señalando el objeto de su deseo. El desarrollo del lenguaje de signos para los bebés es entonces una herramienta fabulosa para dar al niño claves adicionales para ser entendido.

Las actividades manuales se pueden establecer muy pronto, en primer lugar a través de actividades de exploración sensorial con bolas sensoriales, recipientes de descubrimiento y bolsas sensoriales. A medida que crecen, los niños querrán ir más allá. Esta es una edad en la que el tacto les permite empezar a construir. Es en este momento que las actividades con plastilina y todos los accesorios que les permitan cortar, crear, construir, van a satisfacer sus necesidades de manipulación. Las actividades con la mesa de luz permiten infinitas variaciones.

Table lumineuse

Nuestra selección para desarrollar el tacto en el niño

Las actividades a realizar con las manos son numerosas e ilimitadas, excepto las de la imaginación. Los niños a menudo crean sus propias exploraciones táctiles. En Hop’Toys, buscamos capacitarlos para que desarrollen este deseo de descubrimiento mientras despiertan sus sentidos con juguetes y herramientas sensoriales. He aquí algunos ejemplos.

Las bolsas sensoriales

Las bolsas sensoriales pueden permitirle descubrir nuevas texturas cuando el peso de las bolsas es el mismo pero las telas cambian. Pueden desarrollar un sentido del tacto a través de los diferentes componentes de las bolsas, como nuestras bolsas de ventana, que tienen la misma textura pero están rellenas de diferentes materiales que son más o menos pesados, más o menos gruesos. La ventaja de las bolsas sensoriales es que el niño puede descubrir diferentes texturas a través de la bolsa sin ensuciarse, puede manipular el material en su interior de forma segura, además de estimular el aprendizaje de la relación causa y efecto.

Saquitos sensoriales x 6: Rellenos de diferentes materiales naturales para manipular y estimular el sentido del tacto. Las ventanas transparentes de cada saquito permiten ver el material que hay dentro: semillas de calabaza, de lino, arroz y otros. Dimensiones: 11 x 11 cm. A partir de 3 años.

Saquitos sensoriales textures : Estos 8 saquitos con texturas variadas estimulan los sentidos. Despiertan el sentido del tacto acariciando los diferentes tejidos y desarrollan las habilidades táctiles. ¿Es suave, áspero o liso? La vista y el oído también entran en juego a través de los colores de los saquitos y las semillas que contienen. Dimensiones: 12 x 12 cm. A partir de 3 años.

Tocar telas

Puedes proponer al bebé una cesta llena de telas de distintas texturas, grosores y apariencias.

Guantes sensoriales : Un lote de 4 guantes sensoriales perfectos para una agradable experiencia táctil. Los lados de cada guante tienen un color y tejido diferentes para proporcionar una sensación única. Su forma universal es apta para niños y adultos.

Pañuelos arco iris:  Estos grandes pañuelos en raso van a decorar vuestros talleres creativos. Ideales para crear cabañas o tiendas de campaña, puedes combinarlos con los pañuelos en organza y jugar con las distintas materias y transparencias.

Actividades sensoriales creativas

Pintura, arena mágica, plastilina…. Todo esto permitirá al niño desarrollar su sentido táctil a través del descubrimiento de nuevas texturas, exploraciones sensoriales y nuevas experiencias relacionadas con el descubrimiento de materiales. El niño será un actor en la transformación de los materiales y se dará cuenta de que a través del tacto cambia la textura, la forma de ciertos elementos.

La pintura de dedos : Esta pintura de dedos opaca a base de agua tiene un gran poder para cubrir. Fácil de uso para los más pequeños. Los colores pueden mezclarse entre ellos para crear nuevas tonalidades. Efecto mate en seco. Seguridad suplementaria con un gusto amargo que evita ingerirlo.

Pelotas tampones x 4 : Nos encantan estos tampones en forma de pelota. Dotadas de relieves diferentes, solo tendrás que hacerlas rodar sobre la plastilina para realizar magníficos decorados. Muy ergonómicas y fáciles para utilizar.

Arena moldeable – Lote de 4 : Amasa esta arena elástica, esponjosa y muy suave al tacto para despertar tus sentidos. Deja volar tu imaginación, estirándola y dándole la forma que desees con las manos. Colores: verde-amarillo, rosa, morado y azul.

Arena modelaje : Esta arena ligeramente húmeda se manipula como la plastilina. Asocia el placer de tocar la arena al potencial creativo de la plastilina. No se seca y se puede reutilizar cuando quieras. Estimula las actividades creativas y sociales en grupo. Existe en 6 colores.

 Recorridos sensoriales para despertar el tacto

Los recorridos sensoriales de elementos con diferentes texturas y materiales permitirán al niño desarrollar su sentido táctil al tomar conciencia de todo su cuerpo. Así que realmente podemos invitar al niño a comenzar su descubrimiento con sus pies, luego con sus manos y otras partes de su cuerpo después. Los juegos para descubrir los temas también se pueden organizar más tarde, una vez que el niño haya tomado conciencia de los diferentes temas que componen el curso.

 

Senso alfombra sensoriel x 3 :  Estas placas son compatibles con otras placas Senso. Sin embargo, a diferencia de estas, ofrecen una superficie en relieve, como una pequeña montaña. Vendidos en lote de 3, cada una con una textura y color diferentes.

Cúpula erizo: Esta cúpula recubierta de picos con puntas redondeadas permite crear pequeñas montañas sobre las que intentaremos mantener el equilibrio. Se puede incluir en un recorrido motor y crear un camino utilizando varias cúpulas.

Desarrollar la motricidad fina

Las habilidades motoras finas son todas las funciones que le permiten controlar sus movimientos. Las habilidades motoras finas implican movimientos precisos que involucran los músculos pequeños de la mano y los dedos. El sentido del tacto está íntimamente ligado a las habilidades motoras finas y a su desarrollo, especialmente en los niños mayores. Las herramientas utilizadas para desarrollar la motricidad fina son, en la mayoría de los casos, juguetes que permiten reproducir gestos cotidianos, como enhebrar, abotonar…..

Juego enhebrado oruga : Un juego de enhebrar, en madera, con cuentas extra grandes. Lanzamos los 2 dados para descubrir la forma y el color de la cuenta. El objetivo: ¡ser el primero en poner 6 formas en la oruga! Las piezas grandes y la aguja de madera en formato maxi facilitan el manejo. Incluye 4 orugas, 42 formas y 2 dados.

Ziptou : Intenta abrir los abrigos de estos tres personajes manipulando los diferentes sistemas de cierre: un botón, una cremallera y dos pequeños broches de presión. Permite desarrollar la motricidad fina y la concentración. ¡Podemos incluso esconder pequeñas sorpresas bajo los abrigos! De madera.

 

 

 

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram