Los corsés están destinados a estabilizar las desviaciones de la columna vertebral en los casos de escoliosis y cifosis. Tratan las deformaciones existentes y permiten una evolución más harmoniosa del raquis durante el resto del crecimiento del adolescente. El corsé evoluciona al mismo tiempo que la morfología del niño

Tipos de corsés

  • Corsé para escoliosis

Por ejemplo el  corsé de Boston,  de Wilmington,  de Providence y el corsé de Charleston. Uno de los más utilizados es el Corsé de Boston para la corrección de la escoliosis evolutiva (previene el aumento de la deformidad). Cada corsé o dispositivo ortopédico tiene una apariencia diferente y hay diferentes formas de aplicarlo. La selección de un corsé está determinada según las características específicas de la curvatura.

 

  • Corsé para cifosis (curva natural de la columna vertebral en el plano sagital, nivel torácico):

Corsé realizado a medida con la ayuda de un programa informático. Tiene por función la estabilización del tronco en lordosis lumbar y la reclinación de la cifosis torácica.
Este tipo de corsé es indicado en el marco de la enfermedad de Scheuermann en los adolescentes para corregir una hipercifosis asociada a una hiper lordosis. Indicado igualmente en el caso de una cifosis grave asociada a la osteoporosis en los pacientes de mayor edad, o también puede ser utilizado para el tratamiento de fracturas o postoperatorios.
Llevar corsé puede presentar ciertas molestias, sin embargo los resultados del tratamiento dependen de la buena cooperación entre los padres, el médico, el fisioterapeuta y el ortopedista.

Etapas en la realización de un corsé

  1. La toma de medidas: con la ayuda de fotos, radiografías…
  2. La prueba: etapa importante para el confort y la corrección. Verificación de eventuales puntos de apoyo a corregir.
  3. La entrega: el ortopedista valida el corsé con el equipo médico. Aconseja al paciente sobre como ponérselo y le da consejos de utilización y limpieza.
  4. El seguimiento: a lo largo de todo el tratamiento, el ortopedista puede hacer modificaciones sobre el corsé en caso de cambio de morfología, crecimiento, evolución de la patología…

 

Inconvenientes de llevar un corsé

El corsé limita a la persona en sus movimientos. Es difícil de bajar, de moverlo. La función del corsé es el de mantener el busto, por lo que efectúa presión sobre la piel, pudiendo ser doloroso y molesto.

Utilidad de las camisetas bajo el corsé

El corsé no se lleva directamente sobre la piel, es necesario llevar una camiseta para que haga de protección entre la piel y el plástico y evitar así el riesgo de irritación a causa del roce del corsé contra la piel o de marcas de presión desagradables y dolorosas.
La camiseta debe ser ajustada, muy cerca del cuerpo con el fin de evitar pliegues del tejido. Ya que el más mínimo pliegue generará una marca debida al presión del corsé que se lleva muy ajustado.
La camiseta no debe llevar costuras y debe estar confeccionada con un tipo de tejido especial, tubular.
Las camisetas para llevar bajo el corsé que os proponemos llevan las mangas cortas. La ventaja de las mangas cortas permiten proteger la parte interna del brazo y las axilas de los posibles roces contra la parte superior del corsé donde están las tuercas de fijación, que son planas pero que pueden provocar lesiones si hay un roce continuo.
Las camisetas son más largas que una camiseta clásica, llegan hasta los glúteos y es así de larga para proteger los riñones de corrientes de aire como los bodys. Aunque el niño se mueva tendrá bien protegidos los riñones.

En ocasiones hay camisetas de malla quirúrgica que se entregan con las prótesis, pero no son muy estéticas y se deforman fácilmente.

Las camisetas propuestas por Hop’Toys son recomendadas por los protésicos. Son de excelente calidad, de fabricación francesa, en algodón. No se deforman nunca, incluso después de muchos lavados.

La ventaja del 100% algodón permite una mejor absorción de la transpiración natural, ya que el llevar corsé da calor, sobre todo en pleno verano cuando no es nada cómodo por el fuerte calor y además la piel pegada al plástico no puede respirar.

La prescripción de un corsé conlleva la necesidad de llevarlo durante muchas horas al día, y según el caso llevarlo permanentemente. Por ello es aconsejable realizar masajes regulares en la espalda y en las zonas de la piel aisladas durante horas. El masaje le permitirá una reinicio sensorial. Las terminaciones sensoriales serán estimuladas, despertadas por el masaje.
El masaje puede hacerlo el fisioterapeuta que trata a la persona, pero también es posible hacer el masaje en casa, con un poco de imaginación, basta con tener ganas de compartir un momento de relajación y bienestar.

Redactora de temas de interés para el blog de Hop'Toys

1 Comentario

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]