Si tuviéramos que clasificar los trastornos del proceso sensorial, habría tres categorías principales, según la Dra. Lucy Jane Miller. Los trastornos de la modulación sensorial, los trastornos de la discriminación sensorial y los trastornos motores de origen sensorial. Estas tres categorías coexisten: se asocian, se superponen, se suman unas a otras, lo que hace complejo el estudio del INS.En este artículo nos centramos en los trastornos motores de origen sensorial.

Los trastornos motores de origen sensorial

El resultado final de la integración sensorial es que el cerebro envía mensajes que preparan al cuerpo a realizar una acción. Si estas órdenes van hacia los brazos, las piernas u otras partes del cuerpo, preparan al niño para moverse satisfactoriamente. Estas órdenes motoras implican reacciones posturales y praxias que pueden verse afectadas en el caso de trastornos del motor de origen sensorial. Por consiguiente, estos trastornos pueden clasificarse en dos categorías:

Los desórdenes posturales que implican el equilibrio, los patrones de movimiento y la coordinación entre los dos lados del cuerpo. Pueden afectar el equilibrio, la forma en que se agarra y ajusta su cuerpo en su silla, su lateralidad, la eficacia de la coordinación entre su mano derecha y su mano izquierda.
Los trastornos de praxias que afectan a la planificación de la secuencia motriz. Es decir, cómo el niño utiliza las diferentes partes de su cuerpo y su cerebro para diseñar una nueva acción, secuenciar las etapas de una acción, coordinar y colocar su cuerpo en relación con los elementos del medio ambiente. En particular sobre obstáculos no conocidos, organizar sus tareas de manera lógica, estructurada y eficaz.

>>Saber más sobre la dispraxia

Los desórdenes posturales

El control postural requiere la contribución principalmente de los sistemas vestibular, visual y propioceptivo para proporcionar una base estable para coordinar los movimientos de la cabeza, el cuerpo y los miembros (Anzalone & Lane, 2011). El trastorno postural se define como la dificultad para mantener un control suficiente de su cuerpo, en reposo o en el cumplimiento de una tarea motriz (Miller, Anzalone, Lane, Cermak & Osten, 2007.) Se caracteriza por problemas de tono muscular (hiper o hipotonía) y contracciones musculares contra resistencia (Miller, Anzalone, Lane, Cermak e Osten, 2007.) Los niños con problemas posturales pueden tener dificultades en las tareas de movilidad fina, ya que éstas requieren la estabilización del tronco (Anzalone & Lane, 2011).

Algunas señales pueden alertar para saber si su hijo tiene trastornos posturales. Estos son algunos de ellos:

– El niño realiza movimientos lentos y prudentes
– El niño es reacio a moverse
– Tiene dificultades para desplazarse sobre superficies irregulares
– Concentrarse en mantener una posición estable es difícil, al igual que subir escaleras o subir a una acera
– Tiene una mala coordinación bilateral (dificultad para utilizar los dos lados de su cuerpo simultáneamente)

Algunos niños afectados por trastornos posturales tienen a veces baja autoestima y poca confianza en sí mismos. Tienden a jugar solos porque no pueden seguir físicamente a sus compañeros. Por lo tanto, hay que tener cuidado para que el niño no se aísle socialmente.

Acompañar un niño con desórdenes posturales

Lo más importante es llevarlo ante un profesional que pueda hacerse cargo de él según su perfil sensorial. Porque puede tener desórdenes posturales, pero también otros trastornos. Así que hay que hacer un diagnóstico.

¡Una cosa importante es que las actividades que se ofrecen al niño deben ser divertidas! En efecto, los ejercicios no funcionan de la misma manera si no hay diversión. Porque el juego aporta una motivación interna. Es importante incluir a los padres en la terapia y mostrarles la importancia del juego para que pueda hacer lo mismo en casa. A continuación se presentan algunas ideas de actividades:

 

– ¡Poner al niño boca abajo y pedirle que estire los brazos y las piernas por el aire como un superhéroe! ¿Y tal vez traer una capa para mostrarle que es un superhéroe?
– Pedir al niño que se agache para coger un objeto del suelo y luego se levante y coloque el objeto en un cubo que se coloca en alto
– Pedir al niño que tire con una cuerda a otro niño que está subido en una plataforma con ruedas o un patinete y arrastrarlo
– Arrastrarse por túneles arcos, escalar rutas de obstáculos, circuitos de motricidad …
– Utilizar columpios y barriles de tracción

 

 

 

Fuentes: 

Livre L’enfant extraordinaire, Comprendre et accompagner les troubles des apprentissages et du comportement chez l’enfant,  Isabelle Babington 

Sensory-based motor disorders : postural disorder, Britt Collis, MS, OTR and Lucy Jane Miller, PhD, OTR

www.Portailenfant.ca

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram

[instagram-feed]