La mayoría de las personas tratan a diario diferentes informaciones sensoriales al mismo tiempo, sin embargo algunos niños, particularmente los que tienen autismo, tienen dificultades a gestionar estas informaciones. Hablamos entonces de desórdenes del proceso sensorial, teoría desarrollada por Jean Ayres, terapeuta ocupacional americano. Diferentes protocolos se han desarrollado para ayudar al niño a gestionar mejor estos trastornos como el llamado también protocolo del “cepillado”.

 

¿En qué consiste el protocolo Wilbarger?

El protocolo Wilbarger es un programa utilizado por algunos terapeutas ocupacionales con el objetivo de acostumbrar a los niños al contacto físico, disminuyendo las manifestaciones de hipersensibilidad y estimulando la conciencia del cuerpo. Es su práctica este protocolo intensivo implica un “cepillado” de las diferentes partes del cuerpo durante 2 o 3 minutos cada dos horas (como máximo, puede acortar el tiempo entre los cepillados a menos tiempo)  durante 15 días, y todo ello unas 8 o 10 veces por día, respetando los tiempos de sueño del niño (no despertarlo mientras duerme). En función del niños, la duración de 15 días puede ser prolongado. Durante 2 o 3 minutos, el profesional va a “cepillar” al niño con el fin de provocar una presión en sus músculos y sus articulaciones. Una secuencia de compresión de las articulaciones debe realizarse después del “cepillado”.

En este vídeo, en inglés, pueden ver a Peter, un jovencito y a su terapeuta ocupacional practicando este protocolo… cantando!.

 

 

Descubre el Material Hop´Toys del protocolo Wilbarger

A día de hoy, ningún descubrimiento científico ha validado esta práctica, pero algunos padres y profesionales han notado cambios positivos con su utilización. Pero tenga cuidado, este protocolo debe ponerse en práctica bajo el consejo de un terapeuta ocupacional.

Descubra dos herramientas relativas a este protocolo:

Cepillo oficial Wilbarger unidad: Este cepillo presenta una gran densidad de pelos y un amplio mango confortable. Su uso tiene como objetivo habituar a los niños al tacto, disminuir las manifestaciones de hipersensibilidad y estimular la conciencia del cuerpo. Protocolo a poner en marcha con profesionales de la salud. Dim. 9 x 6,4 cm. Desde 3 años.

Kit práctico esponjas sensoriales: Estas 13 esponjas aportan una sensación táctil diferente. Algunas son rugosas, granulosas, otras pican ligeramente… Y otras son esponjosas, suaves, o algodonosas… Utilizalas en un baño de descubrimiento táctil o en las caricias para desensibilizar una zona e incluso para hacer cosquillas graciosas. Entregado en una bolsa de tela. Desde 3 años.

¿Conocías esta práctica? ¿Qué te parece? No dudes en comentarnos tu experiencia. El objetivo de este artículo es el de informar a los padres y profesionales de los diferentes métodos existentes. No supone una recomendación.

 

 

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram