Esta semana, Vanessa de trasteando_a_dos  nos enseña un recurso para trabajar el lenguaje basado en el método Montessori . Para la creación del material y proponer diferentes actividades nos hemos apoyado en el libro Ayude a sus hijos a leer y escribir con el método Montessori de Lynne Lawrence, en el que se presenta este material. Aquí te presentamos algunas variantes para adaptar el recurso a diferentes niveles y necesidades del niño.

 

¿Qué es la caja de Sonidos?

Una caja de sonidos es una serie de cajones (puede ser una cajonera de plástico para ordenar tornillería como lo es en nuestro caso, o alguna caja organizadora de otro tipo, un armario de cajoncitos…) en la que meteremos objetos conocidos que representen los diferentes sonidos de la lengua.

Es un recurso estupendo porque nos permite trabajar el lenguaje de forma sensorial, permitiendo experimentar a través de los sentidos: poder visualizar la vocalización de los fonemas, tocar y coger los objetos con los que se trabaja, así como las letras en si mismas y sentir la vibración de la garganta a la hora de pronunciar los diferentes sonidos, aporta al niño una manera más significativa de adquirir los aprendizajes, más concreta y cercana. Es una manera muy manipulativa de trabajar la conciencia fonológica y la correspondencia sonido/grafía.

En nuestro caso facilitamos diferentes tipos de etiquetas para los cajones de la caja: con la imagen de la vocalización de los fonemas, con imagen + letra, solo con letra minúscula o mayúscula o con ambas, para poder adaptar el material de manera más concreta a nuestras necesidades. También hemos diferenciado las vocales y consonantes con dos colores diferentes. En el método Montessori las vocales son azules y las consonantes rojas, en nuestro caso como utilizaremos las letras magnéticas que tienen los colores invertidos usaremos el código de color correspondiente, igualmente tenéis las plantillas con las dos opciones para que uséis las que mejor os encajen con el material que utilicéis, lo importante, más allá del color, es diferenciar unas de otras.

 

¿Cómo realizar una caja de Sonidos? 

Empecemos con el paso a paso para crear nuestra caja. Lo primero que tenemos que hacer una vez hayamos elegido la caja que usaremos es imprimir las plantillas con las imágenes o letras (según nuestra necesidad y el nivel del usuario), recortarlas y pegarlas en los diferentes cajones. En el método Montessori se trabaja del sonido a la grafía por lo que es conveniente hacer una clasificación fonética agrupando las letras con sonidos iguales (v/b, c/q/k, g/j).

 

Una vez tenemos la caja preparada es el momento de buscar pequeños objetos cuyo nombre empiece por cada uno de los fonemas o letras representados en la caja. En nuestro caso hemos utilizado miniaturas de los tubos de Safari, ideales por su tamaño y por la variedad que podemos encontrar, y pequeños objetos cotidianos.

 

 

Este es un recurso muy adaptable así que solo tienes que montar tu caja según las necesidades de quien la va a utilizar. A continuación, os ofrecemos algunos ejemplos de cómo podemos trabajar con ella.

En nuestro caso hemos utilizado para la caja las tarjetas con imágenes y letra, pero podéis elegir entre las diferentes opciones la que más se adapte a vuestras necesidades.

 

 

Primer nivel

En la caja: Un sonido à un objeto

 

Meteremos en cada cajoncito un objeto cuyo nombre comience por dicho sonido. El objetivo es iniciar al niño en la conciencia fonológica de manera que empiece a discriminar los fonemas por los que comienzan palabras conocidas.

Podemos sacar algunos de los cajones e ir pidiendo al niño que nombre el objeto que empieza por cada sonido, por ejemplo, enseñarle la moto del cajón del fonema /z/ y decirle, “empieza por el sonido /z/ es una…” cuando el niño diga zanahoria le confirmamos repitiendo “/z/ de /z/anahoria” y remarcando el sonido inicial.

Conviene empezar con grupos de 3 o 4 objetos e ir aumentando la dificultad. Al principio es preferible no trabajar con sonidos similares que puedan confundir al niño.

 

Nivel 2

En la caja: Un sonido à un objeto

 

Usamos el mismo material que en el nivel anterior. En este nivel se pretende que el niño discrimine y diferencie entre diferentes fonemas. Se sacan dos de los cajones y las figuras que hay dentro de ellos. Cogeremos uno de los cajones y le pediremos al niño la figura correspondiente al sonido que representa, él deberá elegir entre las dos opciones.

“Ponemos en el cajón de la /i/ la…” Cuando el niño elija la iguana le confirmamos repitiendo “/i/ de iguana”, si falla, le diremos el sonido del objeto que ha elegido /t/ de tortuga, y lo meteremos en la otra caja.

 

Cuando el niño tenga bien interiorizada la dinámica de la actividad podemos hacerla con más cajones y trabajar con sonidos más parecidos /d/ /b/ /t/ /p/

 

Nivel 3

En la caja: Un sonido à varios objetos

En este nivel añadimos más objetos por sonido. El objetivo es que el niño haga la discriminación fonética del sonido por el que empiezan las palabras y sea capaz de agruparlas.

Sacamos los objetos de dos de los cajones. Vamos cogiendo objeto por objeto, pronunciando su nombre y colocándolo en su cajón correspondiente. Cuando el niño diga gato, le preguntamos ¿/g/ato va en el cajón de la /g/ o de la /p/? remarcando bien el sonido inicial. Si no lo acierta volvemos a reforzar el sonido de la palabra.

 

 

Más adelante el niño hará la actividad de manera más autónoma, podemos añadir las imágenes de los objetos que van en cada cajón para que él mismo pueda autocorregir la actividad.

 

Nivel 4

En la caja: Un sonidoà un objeto una o varias letras

Podemos añadir en los diferentes cajones las letras (en nuestro caso usamos las letras magnéticas) que se corresponden con los fonemas representados, en la caja de la /a/ solo habrá una letra, pero en la caja de la /k/ encontraremos 3 (c, k, q). De esta manera podemos empezar a relacionar sonidos con letras y hacer las actividades anteriores, pero introduciéndolas.

 

 

Nivel 5

En la caja: Un sonido à varios objetos

Empezaremos a trabajar la consciencia fonológica del inicio y del final de las palabras, empezando a entender que una palabra se forma por varios sonidos. En este caso podemos coger uno de los cajones con varios objetos dentro y jugar al veo-veo indicando por qué sonido comienza y acaba uno de ellos, de manera que el niño tenga que adivinar el objeto al que nos estamos refiriendo. “Veo veo un objeto que empieza por /p/ y acaba por /o/”. Más adelante podemos hacer la misma actividad con objetos de dos o tres cajones.

 

Posteriormente

 

Este es un recurso pensado para trabajar a nivel fonético, pero podemos seguir utilizando el material en los siguientes niveles de lecto-escritura, utilizando las figuras y letras magnéticas para comenzar a formar palabras.

Se debe empezar por palabras de 3 letras en orden consonante-vocal-consonante, e ir ampliando la dificultad después. Dentro de estos niveles posteriores las adaptaciones y recursos de apoyo a utilizar son muchos y muy variados, se puede hacer con ayuda de un modelo al principio, usando las tarjetas en tres partes y con otros muchos materiales y propuestas de actividades.

 

 

Estas son solo algunas ideas para trabajar con este recurso tan versátil y manipulativo, seguro que si os animáis a hacerlo le sacarás mucho provecho con muchas más.

 

 

 

Vanesa es maestra y puedes seguir sus ideas de actividades y manualidades en su perfil Instagram o bien en su blog Trasteando a dos

Responsable del contenido del blog Hop´Toys España

Danos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Instagram